Científica hondureña desarrolla la primera vacuna contra el covid-19 libre de patentes y a bajo costo

Corbevax, es la nueva vacuna anticovid quetiene liberada su patente para ser replicada alrededor del mundo. Su valor será de 1,5 dólares y hoy ya está aprobada por la India.

Desde el inicio de la pandemia por el covid-19 se ha intentado luchar contra el virus de todas las maneras posibles. La más efectiva sin lugar a duda han sido las vacunas, las que han permitido reducir las hospitalizaciones y muertes con el contagio de coronavirus.

Sin embargo, con las vacunas surgieron algunos inconvenientes, la mayoría asociados a la logística y los costos que debe asumir cada gobierno para su obtención.

Con esto en mente, la doctora María Elena Bottazi, codirectora del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Houston (Estados Unidos), trabajó arduamente con su equipo de trabajo, logrando crear la primera vacuna contra el covid-19 libre de patentes y a bajo costo corbevax.

A diferencia de las vacunas que se están aplicando en todo el mundo, la dosis de Corbevax tiene la tecnología de subunidades recombinantes. Es decir, que funciona como la vacuna contra la hepatitis, lo que hace más fácil que se produzca en países donde ya han elaborado estos inmunizantes.

“Lo que hace es que induce la inmunidad, porque la proteína es una réplica de un pedacito del virus. Decidimos replicar esa proteína espiga de manera recombinante y sintética. Entonces el virus, cuando entra a nuestro cuerpo ya lo había visto antes”, explicó.

Una vacuna diseñada para la salud global

Según la doctora Bottazzi toda la información necesaria para replicar este biológico está disponible sin ánimo de lucro. “Cualquiera la puede replicar”, aseguró. “Cualquiera puede trabajar con nosotros”.

La científica recalcó que la misión del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas es desarrollar vacunas para uso de las personas más pobres del mundo. Por eso, la fórmula de Corbevax se liberó

- Patrocinado -

“Necesitamos incentivar a aquellos que saben hacer estas producciones y, eventualmente, hasta incentivar a los gobiernos que van a querer comprar estas vacunas”, dijo.

“Para nosotros era menos importante proteger ese secreto de cómo hacerla, porque lo que queremos hacer es que muchos adopten estas tecnologías. Creemos que, teniéndola abierta, también aquellos que quieran aprender a hacer producción de vacunas, pueden hacerlo”, acotó Bottazi.

De este modo se confirmó que el costo de cada dosis de esta vacuna sería de 1.50 dólares, un precio muchísimo más bajo que la Pfizer o Moderna, que oscila entre los 18 y 20 dólares.

India ya autorizó su uso

El Hospital Baylor College en el que trabajan Bottazzi, se alió con el laboratorio indio Biological E. para compartirles información y que hicieran los estudios necesarios para comprobar la seguridad y la eficacia de la vacuna.

Según un estudio de Fase III entre 3.000 voluntarios, Corbevax tuvo una eficacia del 90% para prevenir la enfermedad causada por la versión original del SARS-CoV-2, y del 80% para la variante delta. Respecto a la variante ómicron, Bottazzi dice que están haciendo pruebas y esperando la validación de los resultados.

Con esta alianza, Corbevax será producida a gran escala, con capacidad para poner en el mercado 100 millones de dosis al mes, aunque entre enero y febrero esperan tener 300 millones, y pronto podrían calificar para exportar.

“Al mismo tiempo estamos trabajando con otras organizaciones de manufactura en Indonesia, Bangladesh -que también podrían producir 100 millones de dosis al mes cada país- y otras que quieren establecer capacidad en África”, enfatizó Bottazzi.

Esto abriría una gran oportunidad para los territorios que no pueden asumir un costo tan elevado por las vacunas y que deben esperar a que otras naciones las donen. De esta manera se estaría trabajando de una forma más altruista ofreciendo un beneficio al mundo para terminar con esta pandemia.

Publicidadspot_imgspot_img