Ciudadanos de toronto se alejan de la vida citadina buscando la naturaleza y la tranquilidad

Muchos residentes de Toronto han manifestado sus deseos de mudarse fuera de la ciudad para tener un estilo de vida menos ajetreado, más económico y natural.

- Advertisement -

Con la llegada del coronavirus y la posibilidad de trabajar desde casa, muchos habitantes de Toronto han manfestado sus deseos por dejar la ciudad y buscar espacios que proporcionen un estilo de vida más tranquilo y más económico.

Whistler, BC, Canada

Algunas personas debían vivir en la ciudad porque día a día tenían que asistir a sus oficinas o puestos de trabajo y vivir en las afueras representaba un gasto mayor de dinero en transporte y mayor demanda de tiempo diaria.

Pero como sabemos, con la llegada del coronavirus muchas personas tuvieron la oportunidad de trabajar desde sus casas, algunas personas contaban con trabajos que les permitían trabajar en parte desde sus hogares, pero sus cónyugues o hijos debían asistir al trabajo o a la escuela.

Si bien el contexto del coronavirus ha sido problemático y pesado en muchos aspectos, una de las cosas a rescatar es que algunas personas pudieron pasar más tiempo en sus casas con sus familias y en ciertos casos vieron una reducción importante del estrés y el movimiento de la vida diaria.

Ana Stephenson, una residentede Toronto, le dijo a The Star, que en este periodo de aislamiento había tenido la facilidad de trabajar desde su casa a tiempo completo, y que tuvo la oportunidad de mudarse con su hija y su esposo a una cabaña en las afueras.

Allí, pudieron cambiar su vida en la ciudad por un espacio rodeado de naturaleza y donde todos los días respiran aire puro, esuchan el canto de los pájaros y experimentan niveles de estrés más bajos.

Pero este no es un caso aislado, muchas otras parejas con hijos pequeños han manifestado su deseo de poder vivir en las afueras para que sus hijos no experimenten el estrés del encierro y la rutina, que ha sido una situación un poco tortuosa para los más pequeños de los círculos familiares, que anteriormente gozaban de mayor libertad y contacto social.

Como resultado de este contexto que hemos aceptado como la nueva realidad, las oficinas de bienes raíces de la provincia han reportado que más y más personas están agendando citas para ir a visitar posibles nuevas viviendas en localidades como Collingwood.

Simillar a esto, ocurre en otras ciudades importantes del mundo como Nueva York y San Francisco.

Si bien estas grandes urbes normalmente tienen una calidad de vida única y cómoda para muchas personas, el ritmo que manejan es un poco acelerado.

Los residentes de estas ciudades a veces sufren de estrés, ven poco a sus seres queridos y toman muy pocas vacaciones que se traduzcan en un descanso real.

El coronavirus fue la situación que hizo posible que muchas de estas cosas cambiaran, más personas reportaron que se han dado cuenta de lo verdaderamente esencial, por esto en países como Canadá, las personas tuvieron la oportunidad de cortar los gastos no esenciales y ahorrar más.

De la misma manera, se empezó a tener más valor por los espacios verdes, donde la gente puede disfrutar al aire libre sin tener el peligro del contacto social que se produce en áreas urbanas.

Esta tendencia podría aumentar con el paso de los días y debido a que muchas personas siguen trabajando desde sus casas y a que muchas empresas han decidido mudarse al campo virtual.

Esto podría causar que los costos de vida en las principales ciudades del mundo caiga, ya que normalmente estos ascienden a altas cifras mensuales.

Y al final, a pesar de que la situación del coronavirus sea superada eventualmente, estas ciudades no volverían a ser lo mismo que eran antes de la llegada de este virus.

Seguir leyendo




Cerrar