El coronavirus podría extinguirse antes de que esté disponible una vacuna efectiva

Gran parte de la población mundial podría desarrollar inmunidad contra el coronavirus antes de que reciban una vacuna.

- Advertisement -

Un informe presentado por Infobae sugiere la controvertida idea de que el coronavirus podría alcanzar su pico de contagio y la población de muchos países sería “inmune” antes de que tengan acceso a la vacuna.

Según Infobae, esta es una predicción basada en diferentes estudios estadísticos hecho por su grupo de Inteligencia de Mercados de las Américas y lo que busca es predecir el futuro del virus de manera acertada.

Después de haber conocido el COVID-19, se habló de que para controlar la crisis de un país y no temer los daños que pudiera causar, existían dos caminos:

  1. Que alrededor del 60% de la población se contagiara con el coronavirus
  2. Que existiera una vacuna que permitiera a las personas crear anticuerpos para pelear contra el virus

Según esta premisa, cuando el virus contagia a más del 60% de la población, sufre una “extinción”, esto debido a que gran parte de los habitantes del mundo ya habrían desarrollado los anticuerpos para responder a un contagio y las personas estarían “protegidas” contra el coronavirus, esto es lo que se llama Umbral de Inmunidad de Rebaño (UIR).

Además, algunos estudios han sugerido que muchas personas han estado expuestas a algún tipo de coronavirus con anterioridad, que como sabemos es un virus que ya existía, pero que lanzó su versión 2019, que ha sido la responsable de afectar al mundo en los últimos meses.

Según BBC, los tipos de coronavirus sin innumerables y llevan conviviendo con los humanos por mucho tiempo, pero «no todos los coronavirus infectan a los humanos y muchos de ellos solo producen un tipo común de resfriado».

Así que hay una gran posibilidad de que en algún momento de nuestras vidas hayamos tenido contacto con este virus y por eso haya menos probabilidad de sufrir de síntomas graves relacionados con esta enfermedad.

Este hecho, hace que el aproximado del 60% de UIR sea incluso más bajo y que la sociedad pueda comenzar a ver una reducción importante de contagios y muertes con el paso de los días.

Si bien esto parece algo optimista y hasta irreal, está basado en diferentes estudios serios que han analizado el comportamiento de diferentes virus y pandemias que afectaron al mundo y sus habitantes a través de la historia.

Un ejemplo de esto es lo que sucedió con la llamada Gripa Española, que tenía una taza de contagio y mortalidad alta y que se esperaba quedara extinta después de contagiar al 55% de la población, pero en vez de eso, se extinguió después de que pudo contagiar al 20%.

Según esto, el coronavirus podría comportarse similarmente y extinguirse después de haber contagiado del 15 al 20% de toda la población.

Esto como es de suponer tiene efectos adversos dependiendo de cada país, su condición económica y su capacidad para responder ante las crisis.

Los países más pobres son lo que sufrirían más los efectos de la enfermedad, que es básicamente lo que hemos podido evidenciar hasta ahora, donde en países de América Latina y Asia, las economías han retrocedido años simbólicamente hablando, la brecha económica ha aumentado, y donde los habitantes de dichos países han tenido más posibilidades de morir debido a que no se cuenta con una atención gratuita de calidad para todos ellos.

Por otro lado, los países con más recursos o que cuentan con una posibilidad de aislarse efectivamente, han sufrido de manera menos fuerte el virus y han podido recuperar el balance de sus economías más rápidamente.

Ahora, hablando de la vacuna, se espera que esta llegue para el 2021, pero para que sea considerada segura, las pruebas deberán continuar como mínimo hasta el 2023.

Además, incluso si la vacuna ya estuviera disponible, los países más pobres deberían esperar más tiempo para tener acceso a esta, ya que los privilegiados serán los países que tengan más altos recursos para comprarla tan pronto esté disponible.

Según Infobae, esto tendrá devastadores efectos en las economías de países como Colombia, que completa 4 meses en cuarentena nacional y Argentina, que han enfrentado la pandemia con fuertes leyes de cuarentena y distanciamiento social, pero que en ese camino han hecho que sus habitantes sufran de escasez y pérdidas económicas, que, con el paso del tiempo serán más graves, debido a que su única herramienta es continuar alargando las cuarentenas hasta que la vacuna esté disponible.

Esto, agregando el hecho de que muchos de los habitantes de esos países viven del “rebusque” o la informalidad.

Ivan Duque, presidente de la República de Colombia durante su programa diario donde reporta los efectos del virus en ese país.

En esos países sería más difícil que los habitantes alcancen la inmunidad y sigan experimentando olas de coronavirus en diferentes tiempos, obligando que se vuelva a la cuarentena.

Ahora bien, en otros países que han experimentado picos tempranos y han alcanzado el UIR como Italia, los ciudadanos han podido volver a sus rutinas, incluso a las escuelas sin el temor de poner en riesgo la vida de sus habitantes.

Así, en esos países, tener la vacuna contra el virus ya no haría mucha diferencia, ya que muchos ciudadanos estarían “protegidos” contra los síntomas y efectos de la enfermedad.

Analizando los efectos del virus, los países con economías más vulnerables deberían ser los primeros en hacer jornadas de vacunación masiva, pero, sabemos que la realidad es diferente y seguramente esos países deberán esperar más tiempo para obtener la vacuna y tener los medios para llevarla a gran parte de su población, así que mirando el panorama, es posible que los habitantes de esos países desarrollen inmunidad antes de que la vacuna llegue a sus cuerpos.

Seguir leyendo




Cerrar