El nuevo impuesto a las viviendas desocupadas ha generado que el 40% de los inversores de condominios de Toronto quieran vender

El competitivo e inasequible mercado inmobiliario de Toronto está cambiando, nueva encuesta revela que más de dos tercios de los inversionistas de condominios planean vender como respuesta al impuesto de las viviendas vacías.

A finales del 2020, el Ayuntamiento aprobó el impuesto a las viviendas desocupadas que los residentes habían estado pidiendo durante mucho tiempo, como resultado, la encuesta realizada por la Junta Regional de Bienes Raíces de Toronto (TRREB, por sus siglas en inglés), encontró que los propietarios de propiedades residenciales están considerando vender sus unidades vacías.

El Ayuntamiento aprobó el impuesto con el objetivo de frenar la inversión extranjera, que todavía representa alrededor de $ 38 mil millones de la oferta de vivienda y liberar propiedades para aquellos que realmente viven residen en la ciudad llevan los precios a un ámbito más realista.

Según el informe de TRREB, el 40% de los inversionistas de condominios que fueron encuestados en diciembre del 2020 dijeron que están planeando seguir la ruta de la venta, lo que representa un aumento del 6 por ciento desde 2019 y un aumento del 9 por ciento desde 2018, en comparación con los patrones de venta de los inversores. Solo el 28% dijo que alquilaría su propiedad y el 30% dijo que el nuevo impuesto no les afectaría lo suficiente como para cambiar sus planes.

La presidenta de la junta, Lisa Patel, ha abogado para que la ciudad permita exenciones al impuesto sobre viviendas desocupadas para una variedad de grupos; en un comunicado en diciembre, dijo «Es importante tener una comprensión clara del propósito previsto y el objetivo de política de un impuesto municipal sobre viviendas desocupadas en Toronto”. “Es importante garantizar que se establezcan exenciones adecuadas para los propietarios, incluidas las residencias principales.”

A pesar del desolador panorama para los propietarios de condominios, el informe da una luz de esperanza, predice que a medida que el turismo comience a recuperarse, probablemente en 2022, «es posible que algunos inversores vuelvan al mercado de alquiler a corto plazo para obtener un flujo de ingresos.”

El monto del impuesto y el tiempo que una propiedad debe estar vacía antes de ser considerada vacante, serán determinados en un proceso de desarrollo de impuestos por el personal de la ciudad, quien informará al Concejo Municipal más adelante este año.

La Ciudad ha dicho que el nuevo impuesto a las vacantes podría generar hasta $ 55 millones a $ 66 millones en ingresos fiscales cada año.

Lo último




Cerrar