El polémico proyecto de ley 184 fue aprobado, los inquilinos de Ontario temen desalojos masivos

Después de haber sido presentado el martes, ayer el proyecto de ley 184 finalmente tuvo aprobación real.

- Advertisement -

Desde hace meses cientos de personas en Ontario han mostrado su indignación contra este proyecto que promete facilitar la resolución de disputas entre arrendatarios y arrendadores pero que, según muchos inquilinos, es una forma más fácil de desalojar a las personas sin tener que asistir a una audiencia legal.

Las manifestaciones que se han hecho han llegado incluso a enfrentamientos con la policía, aunque no se presentaron arrestos o personas heridas.

Imagen tomada de Twitter @ParkdaleOrg

Hanna Mughal, una de las personas encargadas de las protestas manifestó que este nuevo proyecto de ley “probablemente aumentará la falta de vivienda en Toronto”.

Esta es la preocupación principal de muchos inquilinos, quienes presentan retrasos en el pago de sus arriendos debido a la falta de empleo y el contexto general del COVID-19 en la provincia.

Además, según Mughal, la gente perderá sus hogares y si no pueden pagar otro alquiler, terminarán en la calle.

Esto como es de esperarse, traería nuevos y altos casos de indigencia a Ontario.

Según esta ley, los propietarios tendrían el poder de establecer sus propios planes de pago con las tarifas y al tiempo que ellos consideren justo sin tener que contar con la aprobación de la Junta de Propietarios e Inquilinos.

Y la cereza del pastel es que esta nueva ley le daría el poder a dicha Junta de emitir órdenes de desalojo rápido.

Eso incluso si los acuerdos de pago establecidos por los arrendatarios fueron irrazonables para la capacidad económica de sus inquilinos.

Si bien muchas personas alegaron que el proyecto de ley buscaba el beneficio de los propietarios y robaba las herramientas que tenían los inquilinos para la defensa legal, ahora es ley.

“La gente hará cualquier cosa para mantener sus hogares. Trabaja tres trabajos, vende sus pertenencias. Los propietarios que hostigan a sus inquilinos por acuerdos privados parecen pensar que obtendrán más dinero «.

El gobierno provincial se pronunció para decir que esta nueva ley ayudará a «modernizar y agilizar los procesos de resolución de disputas en la Junta de Propietarios e Inquilinos” y además que fomentará la resolución de los problemas mediante la negociación entre las partes.

También intentaron calmar a los arrendatarios inconformes diciendo que ahora la Junta tendrá el poder de imponer multas de hasta 12 meses de alquiler como compensación a desalojos que fueron hechos de mala fe o que pasaron por encima de sus derechos.

Las multas podrían alcanzar montos de hasta $50.000 para individuos y hasta $250.000 para una compañía o corporación.

Pero esto da pie a que los arrendatarios puedan desalojar a sus inquilinos para realizar renovaciones, conseguir nuevos arrendadores y subir el precio de sus alquileres, lo que ha pasado anteriormente.

Carly Tisdall, una inquilina preocupada le dijo a CBC News “me temo que me desalojarán y no podré oponerme legalmente a eso, si no tengo el dinero, no podré luchar en absoluto».

Pero el de Tisdall no es un caso aislado, es un temor que comparten muchas personas actualmente.

Este proyecto de ley tendrá retroactividad hasta el 17 de marzo, cuando la provincia se declaro en estado de emergencia frente al COVID-19.

A pesar de la aprobación real, los opositores de esta nueva ley se mantienen firmes y continúan teniendo como propósito las garantías mutuas para inquilinos y arrendadores.

Seguir leyendo




Cerrar