El sistema de salud de Ontario se verá abrumado en medio de un número creciente de infecciones por COVID-19

De acuerdo con los últimos datos de modelado de COVID-19, Ontario está encaminado a registrar 10.000 casos de COVID por día a mediados de febrero si no hay una «reducción significativa en los contactos».

Preocupante, así es la situación que se vive en Ontario, de llegarse a cumplir el pronóstico los hospitales de la provincia se verían abrumados y a pesar de los esfuerzos de vacunación la mortalidad superará los totales de la primera ola.

Las proyecciones publicadas por la Mesa Asesora Científica COVID-19 de la provincia el 12 de enero muestran que el 40 por ciento de las instalaciones en Ontario ahora informan activamente brotes y que los hogares de cuidados a largo plazo continúan sirviendo como puntos calientes para el virus.

Las proyecciones revelan que el total de casos nuevos por cada 100.000 residentes y el porcentaje de positividad entre los examinados han tenido una tendencia al alza en todos los puestos de salud.

El panorama es angustiante porque si los números siguen avanzando, podríamos alcanzar algunos hitos bastante desalentadores: 100 muertes por día (en lugar de 50), las admisiones en UCI se duplicaron a 1,000 camas (de 500) y 10,000 casos nuevos por día (frente a los  2.903 actuales ) entre una población de 14,5 millones de habitantes.

El epidemiólogo y copresidente de la mesa científica COVID-19 de la provincia, el Dr. Adalsteinn Brown, dijo que los nuevos datos indican que el nuevo coronavirus podría competir por la mayor causa de mortalidad a diario.”

«Potencialmente más grande que el cáncer y las enfermedades cardíacas, ya es más grande que prácticamente cualquier otra causa que analizamos», dijo.

Ontario reporta actualmente una tasa de crecimiento de infección por COVID-19 de 1.2 por ciento, pero si la tasa de infecciones aumenta al tres por ciento, los funcionarios dicen que la ocupación de la UCI COVID-19 podría superar los 1.000. El gobierno dijo que esto podría ocurrir en «escenarios más severos, pero realistas».

De cumplirse la predicción el sistema de salud provincial se verá abrumado porque una vez que el número de pacientes con COVID-19 en la UCI supera los 300 se vuelve casi imposible para los trabajadores de la salud brindar atención no relacionada con la enfermedad, explicó el gobierno.

«La movilidad y los contactos entre personas no han disminuido con las restricciones actuales [aunque] los datos de la encuesta muestran que la mayoría de los habitantes de Ontario están ayudando a limitar la propagación siguiéndolos», afirman los funcionarios de salud que encabezan el panel.

Según los funcionarios, en las últimas cuatro semanas las hospitalizaciones debido a COVID-19 han aumentado en un 72,1 por ciento, mientras que el número de pacientes en la UCI ha aumentado en un 61,2%.

Las autoridades afirmaron que una cuarta parte de los hospitales en Ontario no tienen camas de UCI gratuitas, mientras que otra cuarta parte solo tiene un puñado de camas disponibles.

Seguir leyendo

Contenido Patrocinado




Cerrar