Estados Unidos fabricará chips

Algunas personas llegaron a pensar que la crisis de los chips no tocaría a los países de Occidente, pero en las Américas ya se sienten sus remesones.

Algunas personas llegaron a pensar que la crisis de los chips no tocaría a los países de Occidente, pero en las Américas ya se sienten sus remesones.

Muestra de ello, es que Estados Unidos ha decidido comenzar una estrategia para ayudar a los fabricantes de chips a través de un plan que alberga unos 52.000 millones de dólares.

La escasez de este producto está causando problemas al ejercicio del consumidor, la temporada de compras navideñas en Estados Unidos.

La escasez está llevando a la industria tecnológica y a los políticos a intentar revertir la importancia cada vez menor de Estados Unidos en el negocio de los microprocesadores.

El gobierno americano no parece estar contento con la dependencia de la economía y el ejército del país de la fabricación asiática de alta tecnología.

Los fabricantes de chips, con ayuda de los subsidios gubernamentales esperan investigar y financiar las nuevas fábricas, pronosticando un aumento.

Intel, que cayó al tercer lugar detrás de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. ( TSMC ) y Samsung Foundry , espera aprovechar la (demanda creciente y financiamiento gubernamental) para recuperar su posición.

- Patrocinado -

Al Thompson, director de relaciones gubernamentales de Intel dijo que, «No queremos crear una situación en la que Estados Unidos, dependa completamente de otras naciones para ese producto».

Por eso, si usted no puede comprar su computadora portátil o consola de juegos preferida, no es el único que está enojado por esta situación.

¿Qué inició la escasez de chips?

La pandemia por el Covid-19, fue la principal causante de la crisis en mención a nivel mundial.

La demanda de tecnología para trabajar desde casa como PC, tabletas y cámaras web se disparó más allá de la capacidad de la industria de fabricación de semiconductores para suministrar chips.

Asimismo, los fabricantes de automóviles suspendieron varios pedidos de chips, lo que llevó a los fabricadores de semiconductores a crear chips para otro tipo de clientes.

Pero meses después los empresarios del mundo automovilístico volvió a renacer, pero las plantas de chips habían asignado su capacidad a otros clientes.

También se presentó un incendio en el fabricante de chips japonés Renesas Electronics y un clima invernal paralizante en Texas que dejó fuera de servicio a más de 70 plantas de energía.

¿Cuánto durará la escasez de chips?

Probablemente dure varios meses más. Los fabricantes de chips han trabajado para exprimir la mayor cantidad posible de capacidad nueva de sus instalaciones de fabricación, o «fábricas».

Pero hay que decir que se necesitan años para construir nuevas fábricas y aumentar la producción.

El presidente ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, dijo a medios de comunicación que cree que estamos “casi atravesando lo peor de la escasez de chips. Disminuirá gradualmente hasta 2022 y 2023”.

¿Qué se ve afectado por la escasez de chips?

Cualquier cosa con un cable de alimentación en estos días usa chips, por lo que la escasez ha afectado a los hornos microondas, televisores, marcapasos, lavadoras y más.

Los automóviles ahora están repletos de chips de computadora que controlan todo, desde los sistemas de información y entretenimiento hasta los frenos antibloqueo.

La situación ha reducido los ingresos de ese sector en un estimado de $ 210 mil millones en 2021, según un estudio de AlixPartners.

¿Qué están haciendo los fabricantes de chips para aumentar la fabricación?

Los fabricantes de semiconductores están trabajando más duro, pero no hay mucho que puedan hacer con respecto a la escasez inmediata.

Se necesitan años para construir una fábrica. Intel acaba de comenzar a construir dos nuevas instalaciones, Fab 52 y 62 en Arizona, a un costo de $ 20 mil millones. Pero no comenzarán la fabricación en masa hasta la segunda mitad de 2024.

¿Cuáles son las repercusiones políticas?

A los políticos sintonizados con los flujos económicos, no les gusta que los consumidores no puedan consumir. Biden ha tratado de responder a nivel federal a los problemas de suministro.

El presidente comenzó a trabajar para fomentar una mayor independencia de Estados Unidos de los proveedores internacionales.

¿Está sucediendo esto solo en los EE. UU.?

No. La Unión Europea también quiere hacer parte de la producción de procesadores.

«Esto no es solo una cuestión de nuestra competitividad. También es una cuestión de soberanía tecnológica», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Publicidadspot_imgspot_img