Estas son las estafas más comunes actualmente en Canadá

- Advertisement -

En Canadá, cada vez más  estafadores se las ingenia para sacar provecho de las diferentes situaciones a costas de las personas más “inocentes” e incluso de las más vulnerables.

Es interminable la lista de las estafas más comunes que se presentan actualmente en el país, sin embargo, recientemente  han salido de nuevo las condiciones de trabajo, las amenazas e irregularidades a las que se enfrentan algunos trabajadores  agrícolas indocumentados  que, a pesar de ser trabajadores esenciales, se han convertido en presa fácil de la red de tráfico laboral en Canadá.

Les brindan explotación en vez de esperanza, este es el comercio sucio al que por años cientos de miles de inmigrantes latinoamericanos trabajadores agrícolas se han tenido que enfrentar para tener una mejor calidad de vida, pero se encuentran con una pesadilla de nunca acabar, de hecho, gracias a denuncias de trabajadores mexicanos,  se ha podido evidenciar como los “reclutadores” venden un sueño falso, pues a cambio de una cuantiosa suma de dinero prometen brindar permiso de trabajo y una opción en la que la persona “victima” va a ganar y recuperar lo invertido, pero, una vez la persona llega al país nórdico se encuentra con una realidad completamente diferente.

“Pagué $ 2.000 CAN a un reclutador en México que me prometió un buen trabajo en el que me pagaría $ 4.000 al mes en Canadá, pero cuando llegué al país vi que todo lo que me prometieron en México no era real, me habían prometido que tendría un permiso de trabajo y ser legal para desempeñar mis labores, pero eso no fue cierto”.

Así como esta trabajadora mexicana, cientos de casos son reportados cada año, porque cada vez son más los reclutadores mal intencionados que prometen garantizar que los trabajadores tendrán trabajos lucrativos que puedan mantener a sus familias, pero una vez reciben el dinero exigido, cambian las reglas del juego.

Casas de campo llenas de ratas y chinches son el hogar de los inmigrantes latinoamericanos que trabajan en granjas canadienses en condiciones precarias, en aislamiento extremo e incluso en violencia, pero por su condición de “ilegales” aguantan cuanto abuso sea, por que de lo contrario se arriesgan a ser deportados e incluso son amenazados de muerte.

“Trabajo horas excesivas sin pago por horas extras”, “Gano menos del salario mínimo legal vigente”, “Estoy amenazado y no puedo exigir lo que por ley me corresponde, “Tengo miedo de ser deportado”, “No tengo acceso a la salud», estas son tan solo algunas de las muchas denuncias de los trabajadores agrícolas  indocumentados que quedan en el anonimato por miedo a ser deportados por sus empleadores.

 A pesar de ser la industria agrícola de vital importancia para cumplir con el abastecimiento de alimentos de los supermercados, los defensores de los derechos de los inmigrantes denuncian que esta población no cuenta con buenas condiciones de vida y son expuestos a largas jornadas laborales por muy poco dinero.

En la actualidad, debido a la pandemia, el Centro Canadiense Contra el Fraude (CAFC) ha denunciado que entre el 6 de marzo y el 25 de mayo, hubo 1.005 informes de fraude COVID-19 en Canadá, 269 canadienses han sido víctimas de estafas relacionadas con la pandemia y, en total, se han perdido $ 1.4 millones por fraude COVID-19.

Seguir leyendo




Cerrar