Estos son los principales retos que asumirá Gustavo Petro este 7 de agosto

Para algunos analistas como Adriana Otálora, doctora en Estudios Políticos, docente investigadora de la Universidad de La Salle, uno de los principales retos es “poder recuperar los puntos de crecimiento y desarrollo que se perdieron durante la pandemia”.

Luego de que Gustavo Petro ganara las elecciones presidenciales este 19 de junio con 11.281.002 votos, asumirá el próximo 7 de agosto como presidente de Colombia en medio de un país afectado por la desigualdad.

Al igual que altos niveles de pobreza, falta de confianza en las instituciones, una crisis económica y social, y un panorama internacional incierto, situaciones que traen consigo grandes desafíos al líder del Pacto Histórico y su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez.

Para algunos analistas como Adriana Otálora, doctora en Estudios Políticos, docente investigadora de la Universidad de La Salle, uno de los principales retos es “poder recuperar los puntos de crecimiento y desarrollo que se perdieron durante la pandemia”.

Mientras que para Rubén Vergara, politólogo, economista y profesor investigador facultad de Economía, Empresa y Desarrollo Sostenible de la Universidad de La Salle, será crear políticas públicas con mayores oportunidades e ingresos por la vía de la inclusión social y monetaria.

Los retos de Petro

La construcción de un nuevo país

En materia de inseguridad, señala Vergara, la existencia de redes criminales transnacionales, la articulación y fortalecimiento de grupos subversivos y de autodefensa vinculados a asuntos como el narcotráfico, el desplazamiento forzado, la trata de personas, hacen que el reto para Gustavo Petro sea alto.

“El primer reto será tratar de legitimar su mandato ante las fuerzas militares, sobre todo en su ala fuerte u ortodoxa, respecto a la posibilidad de incorporar un modelo de seguridad humana que focalice en los derechos humanos”, dice el profesor.

Reforma tributaria

Para Vergara la propuesta de carácter estatista que plantea Petro de un modelo de asignación básica vía ingresos a la población más pobre que permita ampliar el monto y la cobertura actuales tienen un gran reto.

Explica que, “sumado a un aumento de impuestos vía renta al sector empresarial y a personas naturales, especialmente a los grandes capitales y a las tierras baldías o improductivas, tiene el reto de saber cuáles serán las fuentes de financiación de una política expansiva del gasto público”.

Formar mayorías

Una bancada importante pero no mayoritaria, acompañará las iniciativas del inédito gobierno de izquierda en el parlamento.

“Ahora el problema es la gobernabilidad en el Congreso, Petro debe tratar de proponer lo que llamó un gran acuerdo nacional”, dice a la AFP Alejo Vargas, profesor de derecho de la estatal Universidad Nacional. 

En igual sentido opina Sergio Guzmán, de la consultora Colombia Risk Analysis: “Este resultado no le da un mandato claro para ejecutar sus políticas sin al menos tratar de calmar los cuestionamientos de sus opositores”.

- Patrocinado -

Durante su paso por la alcaldía de Bogotá (2012-2015), Petro chocó con el Concejo de la ciudad, que hundió muchas de sus iniciativas. Ahora llega rodeado de políticos tradicionales que podrían servirle de puente con el parlamento.

Apaciguar mercados

En su primera intervención como presidente electo, Petro envió un mensaje tranquilizador al empresariado que en campaña lo acusó de promover un socialismo fallido.

“Fue una campaña de mentiras y miedo, que íbamos a expropiar a los colombianos, que íbamos a destruir la propiedad privada (…) nosotros vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia. No porque lo adoremos, sino porque tenemos primero que superar la premodernidad”, expresó ante la multitud que festejaba su triunfo.

Para Botero fue “un mensaje clarísimo a la derecha, diciendo -yo soy de izquierda, pero eso no quiere decir que voy a transformar radicalmente el modelo económico-”.

Pero el economista Jorge Restrepo advierte que el exguerrillero y senador aún debe construir «confianza» con el sector productivo.

«Tiene que ver con que no se considere a las empresas como rivales sino como gestores del desarrollo y de la creación de empleo (…) es muy difícil porque no hay antecedentes de un gobierno de izquierda a nivel nacional», advierte el profesor de la Universidad Javeriana.

  • Imagen de portada tomada/ Revista Semana
Publicidadspot_imgspot_img