Hiking en la era del COVID-19, no olvides el tapabocas

- Advertisement -

Después de varios meses sin salir, algunas personas dejaron sus rutinas de ejercicio en el pasado, en sus casas no encontraban motivación para empezar a ejercitarse como lo hacían en el gimnasio o todas las mañanas cuando salían a correr y prefirieron quedarse durmiendo un rato más o ver una película, otras personas crearon el deseo de hacer ejercicio en sus casas, pero seguramente no con la misma sensación de satisfacción.

Ahora con la posibilidad de dejar la casa, algunas personas han optado por correr dando vueltas a sus barrios o salir a practicar hiking.

Esta última opción puede ser incluso mejor que salir a correr. Ir a caminar al aire libre, liberar los pulmones del miedo a respirar profundamente y escuchar la tranquilidad de la naturaleza puede convertirse en una terapia para el alma. Además, el excursionismo ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, presión arterial alta, colesterol alto e incluso a prevenir algunos tipos de cáncer.

Teniendo variadas opciones de parques y caminos naturales, es fácil para los canadienses optar por el hiking para estirar las piernas y hacer algo de ejercicio, esto sin olvidar que el coronavirus sigue siendo una amenaza para todos.

Dada la situación de la reapertura y la falsa sensación que entrega de que la pandemia ya pasó, se ha visto una reducción del miedo hacia el contagio del coronavirus, esto es algo bueno, porque poco a poco deberemos aprender a vivir con el virus, pero el punto negativo, es que las medidas de protección y prevención son consideradas por algunos como algo sin sentido y superfluo.

Aunque salir a estas zonas donde el aire fluye con mayor libertad reduce las posibilidades de contagio, es prudente y necesario seguir acatando las recomendaciones de cuidado personal y social.

Cosas como el uso del tapabocas permanente y conservar el distanciamiento hacen la diferencia entre un buen ciudadano que se cuida y cuida a sus semejantes y una persona que sólo actúa en bien de su comodidad.

Si bien salir al aire libre proporciona más espacio personal, es evidente que el recorrido escogido será compartido con más personas y aunque el tapabocas es tedioso y algo incomodo, bien sabemos que hará parte de cualquier outfit que escojamos diariamente.

Por otro lado, aunque resulte más atractivo, es recomendable evitar esos caminos para excursionistas experimentados que suelen ser más demandantes y peligrosos, esto con el fin de prevenir alguna situación de daño físico y mantenerse alejado de los hospitales, que por ahora sabemos son lugares de alto riesgo para contraer el virus.

 Es un asunto de conciencia social y personal el saber llevar a cabo las recomendaciones. Esto no quiere decir que sea necesario ser un antisocial que camine repartiendo antipatía y miradas frías a todo el que cruce el mismo camino, el ser sociales nos hace sentir mejor, siempre y cuando se respeten las necesidades del otro y se procure el bienestar común.

Seguir leyendo




Cerrar