La cárcel de oro, la triste vida de Britney Spears

Britney Spears, la estrella del Pop de 39 años no ha controlado legalmente su vida y fortuna durante 13 años, ha vivido en una cárcel de oro.

Britney ahora es tendencia, en los últimos días rompió su silencio en la corte, diciendo que está «esclavizada» en una tutela «abusiva». La cantante pidió el fin de la tutela que ha controlado su dinero y sus asuntos durante 13 años.  «No estoy aquí para ser esclavo de nadie». «He mentido y le he dicho al mundo entero que estoy bien y feliz. Es una mentira … Estoy tan enojado que es una locura», dijo Spears.

¿Por qué Britney no tiene control de su propia vida?

La tutela, una tutela legal típicamente promulgada para aquellos incapaces de tomar sus propias decisiones, fue aprobada en el Tribunal Superior de Los Ángeles en 2008 después de que Spears sufriera varios colapsos mentales públicos. El arreglo puso su patrimonio, activos financieros y algunos activos personales bajo el control de su padre y un abogado. 

Desde su implementación, la tutela ha generado mucha controversia entre los fanáticos de Spears. En 2020, la tutela de Spears se extendió cuatro veces. Actualmente, Spears está luchando para que su padre sea removido de la tutela. Algunos piensan que está siendo controlada y manipulada, lo que ha impulsado el movimiento #FreeBritney. 

En una presentación judicial de 2020, el abogado de Spears escribió que el movimiento #FreeBritney está «lejos de ser una teoría de la conspiración».

El 23 de junio de 2021, la estrella del pop pidió oficialmente al tribunal que pusiera fin a su tutela en su declaración más pública hasta la fecha. 

La vida de Spears ha estado bajo el ojo público, a finales de la década de 2000, Britney Spears tuvo varios colapsos mentales muy publicitados. A sus multiples escándalos se le adiciona cuando en el 2008, hizo varios viajes a rehabilitación y fue internada dos veces en un hospital psiquiátrico, también conocido como 5150 en California, donde ella reside.

Debido al comportamiento poco común de la también bailarina y compositora, Jamie Spears, su padre, solicitó una «tutela temporal» de emergencia después de la segunda detención psiquiátrica de Britney, informó Newberry. 

La tutela legal se otorga a quienes son incapaces de tomar decisiones, como personas con discapacidades mentales y personas con demencia. Al padre de Spears se le otorgó la supervisión de su patrimonio y salud, lo que implica todo, desde la negociación de oportunidades comerciales hasta la restricción de visitantes, mientras que se asignó al abogado Andrew Wallet para ayudarlo a administrar sus activos financieros.

No siendo suficiente con el poder otorgado, en 2019, Jamie Spears solicitó extender la tutela de su hija a más de 10 estados, incluidos Hawái, Florida y Luisiana. La tutela tiene como objetivo no solo evitar que Spears tome malas decisiones financieras y comerciales, sino también protegerla de personas potencialmente tóxicas.

A pesar de que la tutela intenta proteger la integridad de Britney, no todo el mundo siente que la tutela es algo bueno, algunos piensan que Spears está siendo controlado y han empujado a la tutela dentro y fuera del centro de atención con el movimiento #FreeBritney.

- Patrocinado -

Durante la reciente audiencia judicial, un abogado de Montgomery solicitó que se sellara cualquier información relacionada con la privacidad médica de Spears y de sus hijos, pero Spears presionó para que todo fuera público. “Han hecho un buen trabajo al explotar mi vida”, dijo. «Así que siento que debería ser una audiencia en audiencia pública y ellos deberían escuchar y escuchar lo que tengo que decir».

Las impactantes revelaciones que Spears hizo sobre su tutela en su discurso de 20 minutos, ha llevado a que se viralice el movimiento #FreeBritney. La cantante afirmó que sus conservadores tienen un control total sobre ella y su cuerpo. “Quería sacarme el DIU para poder empezar a intentar tener otro bebé, pero este supuesto equipo no me deja ir al médico a sacarlo porque no quieren que tenga más niños”, señaló Spears.

Las declaraciones de Spears fueron realmente escalofriantes, dijo que sus cuidadores la enviaron contra su voluntad a un «pequeño programa de rehabilitación» que le «compensaron» en una «pequeña casa en Beverly Hills» por 60.000 dólares al mes.

«Lloré por teléfono durante una hora y (a James Spears) le encantó cada minuto», dijo. «El control que tenía sobre alguien tan poderoso como yo. Le encantaba el control para lastimar a su propia hija».

No siendo suficiente, Spears también dijo que le quitaron todas sus pertenencias, incluida su tarjeta de crédito, efectivo, teléfono, pasaporte y automóvil, la obligaron a trabajar los siete días de la semana, vivía con enfermeras y la sometieron a seguridad 24/7.  La estrella del pop comparó su experiencia en el programa de rehabilitación con «tráfico sexual».

Spears cerró su discurso diciendo que su tutela está «haciendo mucho más daño que bien”. “Merezco tener una vida». «Me siento atrapado, me siento intimidado y me siento excluido y solo», concluyó.

¿Qué ha dicho el padre de Britney Spears?, James Spears no se dirigió directamente a la corte ni a su hija, fue Vivian Thoreen, abogada del padre de Spears quien apareció de forma remota por teléfono para dar una breve declaración en nombre de su cliente:

“Lamenta ver a su hija sufrir y tanto dolor”, dijo Thoreen. «El señor Spears ama a su hija y la extraña mucho.”

 

 

 

Publicidadspot_imgspot_img
error: Este contenido esta protegido y no puede ser copiado.