La misteriosa mutación del coronavirus implicaría una mayor facilidad del virus para transmitirse

- Advertisement -

Nuevo hallazgo en las 30.000 letras del genoma del virus revela que este ha aumentado su capacidad para propagarse.

El coronavirus ha matado a más de 539 mil personas y un grupo de científicos, descubrió que las 30.000 letras del genoma del virus que salieron de la ciudad china de Wuhan ya no son las mismas, justamente en la posición 23.403 del genoma se registra un cambio en una letra A por una letra G.

Estas son las 29.903 letras del genoma del coronavirus.

¿Qué pasa con esta enigmática mutación?, según los científicos, El genoma del virus es un mensaje de 29.903 letras escrito con combinaciones de cuatro letras (A,U,G,C), las cuales son las iniciales de un compuesto químico con diferentes cantidades de carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. El cambio de una letra A (adenina) cambia por una G (guanina) podría  implicar una mayor facilidad del virus para transmitirse.

“ Un cambio en una sola letra puede explicar, por ejemplo, el albinismo, o incluso una enfermedad genética letal”, El cambio en la letra 23.403 del genoma podría potenciar la infectividad del virus y permitir que se multiplique más dentro de las células humanas.

La variante original D614 pasó a ser el virus modificado G614 y según la bióloga estadounidense Bette Korber su equipo de trabajo mediante una investigación en su laboratorio con los virus sintéticos que imitan la nueva variante del coronavirus G614 se replican mejor en los cultivos de células humanas.

Las muestras sacadas a pacientes revelaron que la G614 se multiplica más en la garganta que la anterior variante D614.

El grupo de científicos explicaron que: “El cambio de letra se encuentra en la región del genoma que contiene las instrucciones para fabricar las proteínas de la espícula del coronavirus, las protuberancias que le dan su inconfundible forma de maza medieval y además sirven de llave para entrar en las células humanas.”

Ahora, la mayor preocupación es que las vacunas experimentales adelantadas están diseñadas a partir de la espícula del virus detectado en Wuhan al comienzo de la pandemia y si la proteína muta lo suficiente, existe una gran probabilidad de que las futuras vacunas  fallen.

Kober  sostiene que el virus mutado se multiplica más en las células humanas y que aún faltan más pruebas para corroborar si  facilita su transmisión entre las personas.

La transición a la variante G614 comenzó en Europa y siguió en Norteamérica, Oceanía y Asia, ahora, la veterinaria española Laura Carrilero, quien forma parte del grupo de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) que ha analizado para el nuevo estudio los genomas del virus presentes en 999 pacientes de un hospital, dijo que “Es muy importante mantener una vigilancia de su evolución, sobre todo ahora que se busca una vacuna que sea efectiva.”

Seguir leyendo




Cerrar