Borrowell Credit Score and Report Banners

¿Las elecciones de USA 2020 se están disputando entre niños?

Credit Check Your Score

Tan solo quedan 18 días para que se lleve a cabo una de las elecciones presidenciales más importantes en Estados Unidos y en el mundo. Puede que por primera vez desde 1992 un mandatario pierda la reelección. 

Durante el primer debate que se desarrolló en Ohio, ambos candidatos “sacaron las garras” para tratar de degollarse entre sí. El rifirrafe tristemente bajó aún más de nivel cuando se interrumpieron constantemente y la mayoría de sus palabras se dispararon en ráfagas para deslegitimar más allá del discurso de su oponente.

Frases como: “No hay nada inteligente en ti” (Trump); “Es difícil cualquier cosa con este payaso, perdón, con esta persona” (Biden); “Títere de izquierda radical” (Trump); “Cachorro de Putin” (Biden) y demás, dejaron mucho que desear de los candidatos. 

Hay que considerar que alguno de estos personajes va a ser el siguiente al mando de una de las más grandes potencias del mundo por los próximos cuatro años. Y ambos se comportaron como ‘niños en medio de un berrinche’.

Muchos han calificado el actuar del presidente Donald Trump y del candidato Joe Biden como una clara muestra del deterioro político que vive Estados Unidos. 

¿Y qué pasó con el segundo debate, esa oportunidad perfecta para redimirse por el desastre que fue el primero?

Aún no entendemos por qué tras dar positivo en la prueba de covid-19, el mandatario Donad Trump canceló su participación en el segundo debate que se llevaría virtualmente. Esta era una solución obvia para evitar posibles contagios. 

Tras conocerse lo anterior, rápidamente se desató otro escenario que ha puesto a pensar a más de una persona. 

En la noche del jueves 15 de octubre, se podría decir que se llevó a cabo el “segundo debate” entre el candidato demócrata y el presidente republicano, pero de manera poco usual. 

Desde Miami y Filadelfia, las dos cadenas rivales transmitieron los foros paralelos de Trump y Biden. Analistas aseguraron que esto se vivió como una “guerra de audiencias”.

Según BBC NEWS, los dos ambientes fueron polos opuestos. Por un lado estaba el presidente Trump con la moderadora Savannah Guthrie, quien entre otros temas, le cuestionó sobre la conspiración QAnon, el coronavirus y el supremacismo. 

Las respuestas de Trump se iban por las ramas y fueron un poco airadas (no tanto como en el debate con Biden). Pero cuando la presentadora lo notaba, volvía a repetir la pregunta, para así asegurar una opinión directa del mandatario. Se podría decir que fue un espectáculo al que ya se está acostumbrado a ver a Trump, pues es todo un ‘Showman’.

En la otra esquina, estaba Joe Biden con el presentador y asesor político, George Stephanopolus, se puede decir que fue una charla más tranquila, algunos mencionaron que fue dirigida hacia clases de historia y que se volvió aburrido.

Stephanopoulos le preguntó a Biden por el manejo que tendría durante la contingencia por covid-19, la Corte Suprema y el proyecto de ley contra el crimen que defendió en 1994, el cual, ahora le pesa. 

Separándonos del escenario de anoche, estas elecciones se han desarrollado en un ambiente hostil y tedioso. Pareciera que entre Biden y Trump tan solo quisieran mostrar “cuál casa es más grande”. Más allá de refutar las ideas del contrincante, lo cual es válido, dirigen sus venenos al ámbito personal. Y actualmente lo último que se necesita son este tipo de mensajes.

Dependiendo del ganador, ¿cómo podría afectar a Canadá y América Latina?

Estas elecciones tienen consecuencias en general. Pero quienes sufren las mayores repercusiones son los países limítrofes Canadá y México. 

Respecto a Canadá, las propuestas de los políticos pueden afectar bien o mal a su vecino. Esto en temas de comercio internacional; energía y medio ambiente; migración y las relaciones de Estados Unidos con China. 

Por parte de México, expertos aseguran que debe centrarse en “conquistar a la sociedad norteamericana” independiente de quién sea el ganador. El propósito es cultivar las relaciones diplomáticas con un país tan influyente como lo es Estados Unidos. 

En Colombia, por ejemplo, es bien conocido los “estrechos” lazos que maneja el país latino con el territorio del norte. Actualmente no es la excepción, puesto que el presidente Trump y el mandatario Iván Duque tienen buenas relaciones. 

Esto no quiere decir que si gana Biden sea un panorama gris para Colombia. El candidato durante una Cumbre en Cartagena se mostró interesado por los problemas nacionales. Se sabe que durante su carrera política, ha trabajado en pro de Colombia para lograr exterminar el narcotráfico. Y reconoce a la nación como un “aliado inestimable de los Estados Unidos”.

Con todo este panorama, se puede dar cuenta que Estados Unidos es un gigante y poderoso en política, economía y relaciones internacionales. Ahora tan solo queda esperar al 03 de noviembre, para saber quién tomará las riendas del ‘titánico barco’.

Ojalá que los candidatos se den cuenta que gobernar a una nación va más allá de los roces políticos existentes.

Contenido Patrocinado

Seguir leyendo

Borrowell Credit Score and Report Banners




Cerrar