Las grandes ciudades del mundo podrían ser irreconocibles en un mundo post-coronavirus

La vida y el funcionamiento de las grandes urbes podría ser completamente diferente después de la llegada del coronavirus.

- Advertisement -

Importantes ciudades del mundo han resistido la pandemia, pero con el paso de los días podrían ver cambios tremendamente significativos.

Manhattan, Nueva York, Estados Unidos

Mirando en retrospectiva, las ciudades importantes del mundo han soportado golpes fuertes en su economia y en su forma de funcionamiento.

Pero en esos casos, las situaciones difíciles han hecho que muchas de las cuidades resurjan con mayor fuerza y con economias más estables una vez se supera las crisis.

Sin embargo, algunos expertos ahora muestran su preocupación de que con la llegada del coronavirus la metodología de estas ciudades importantes se vea afectada fuertemente.

Nueva York por ejemplo, es una ciudad con una producción económica más grande que otras ciudades que la superan en tamaño y población, incluso supera la producción económica de países como Australia.

Lo mismo sucede con San Francisco, una ciudad que produce gran cantidad de patentes de todo Estados Unidos, lo que le da un poder importante.

Entonces ahora, el funcionamiento regular de estas ciudades ha cambiado transportandose al plano virtual.

Pero, las personas guardan la esperanza de que esto retroceda a lo habitual cuando se tenga una vacuna contra el virus o cuando se encuentren medidas efectivas ante el contagio.

Aún teniendo una vacuna, existe el riesgo de que estas ciudades no vuelvan a ser las mismas que eran antes de le llegada del COVID-19.

Muchas empresas importantes han decidido hacer grande inversiones en métodos y formatos que les permiten a sus empleados trabajar desde casa e incluso poder imitar interacciones entre sus trabajadores.

Esto claro, con el ánimo de mantener el contacto social activo, que se ha demostrado juega un rol esencial en la vida del ser humano.

Entonces, aunque el coronavirus no ha sido la enfermedad más mortal o la pandemia que más vidas ha tomado en los últimos siglos, esta ha sido una enfermedad con el poder de parar al mundo y hacer que todo su funcionamiento tuviera que ser adaptado.

Ahora se habla del término desurbanización, ya que muchas personas y compañías han visto que desde sus hogares también pueden ser productivos.

Un ejemplo de esto es Facebook, la importante y próspera compañía liderada por Mark Zuckerber, anunció que buscará que la mitad de sus empleados trabaje desde casa.

Sin embargo, aunque esta sea una tendencia que se ve en constante aumento últimamente, expertos como el economista y profesor de Princeton, Rossi Hansberg, duda de la efectividad de este método a largo plazo.

Dice que las personas podrían experimentar una necesidad de contacto social para ser más productivos, lo que hasta ahora se queda en conjeturas y suposiciones ya que es muy pronto aún para ver los verdaderos resultados.

Pero, si este método resulta efectivo a largo plazo, la vida como la conocíamos cambiaría sorprendentemente.

Las grandes ciudades verían reducción en su concurrencia y más personas optarían por mudarse a las afueras ya que no necesitan tranportarse diariamente a sus oficinas y sedes físicas.

Y como consecuencia, los costos de vida se verían reducidos, incluso en ciudades como Nueva York, donde los gastos mensuales ascienden a grandes sumas.

Lo mismo pasaría en países como Canadá, donde se ha evidenciado una alta tasa de personas trabajando a distancia y un aumento en la vacante de oficinas en ciudades importantes como  Toronto y Montreal.

Así, el mundo post-coronavirus podría verse completemente diferente.

Pero esto podría significar una oportunidad de crecimiento para la sociedad y una economía más razonable en las grandes ciudades, dando espacio para que otras personas jóvenes o de menores recursos puedan llegar a estas importantes urbes.

A través de la historia el funcionamiento de la sociedad se modifica, la terrible pandemia de la peste negra, significó un avance inmenso en la higiene y el cuidado personal que hasta ese momento eran paupérrimas

Ahora, este parece ser el comienzo de una era más virtual, remota y que definitivamente depende de la tecnología para poder funcionar.

Puede que ahora la idea de un mundo con menos interacción social  o que se produzca de una manera diferente, nos parezca rara, aburrida e inconcebible, pero el ser humano se adapta con gran rapidez a los cambios y en el futuro estas nuevas metologías serán nuestra nueva cotidianidad.

Seguir leyendo




Cerrar