Las mascarillas pueden producir brotes de acné, te contamos como prevenirlos

Aunque las mascarillas o tapabocas son elementales en la nueva forma de vida que el coronavirus nos impuso, su uso prologado y diario puede generar problemas en nuestra piel.

- Advertisement -

El tapabocas ahora es el accesorio que no nos puede faltar y que complementa todo nuestro look, esto debido a que es una de las barreras con las que contamos actualmente para hacerle frente al coronavirus, pero su uso puede generar diferentes reacciones.

El tipo de acné que se produce por el contacto con las telas de los tapabocas se conoce como acné mecánico, que resulta debido a la fricción entre un elemento externo y la piel.

Cuando los tapabocas rozan constantemente con la piel, los productos o residuos que yacen sobre esta alcanzan capas más internas y sensibles, por esto se producen pequeñas inflamaciones, granos y hasta ulceras en casos más extremos.

Además, un agravante de esta situación es que la población mundial experimenta elevados niveles de estrés como resultado de la pandemia y la incertidumbre de lo que traerá para el futuro.

Los ambientes húmedos son ideales para la proliferación de microbios y bacterias, cuando usamos el tapabocas mucha humedad se recoge en la piel durante el día, empeorando el panorama si se realiza actividad física o se está expuesto a condiciones climáticas húmedas o al sol.

Este problema es tan común, que en las redes sociales se le ha dado un nombre el “maskne”.

Más allá de ser un problema estético y superficial, los problemas de acné pueden desencadenar en la falta de autoestima, depresión y hasta malas relaciones sociales.

Por esto es importante prevenir y tomar acciones para evitar que se convierta en un problema más grave a futuro.

Para soslayar esta situación, es de suma importancia tener una buena higiene con las máscaras.

Lavarlas después de cada uso es un paso necesario, ya que, aunque no lo puedas ver, durante el día muchos microrganismos quedaron atrapados en sus fibras.

Algunas personas llegan a sus hogares y cansados de respirar con este elemento se deshacen de el y lo dejan listo para la próxima vez que lo necesiten, pero no realizan ningún proceso de limpieza.

Además de los microrganismos, otros productos quedan atrapados allí, residuos de maquillaje, cremas hidratantes o protector solar.

Así que, en el momento de usar nuevamente el tapabocas, contendrá partículas dañinas y sucias para la piel.

 Por otro lado, es recomendable recurrir a productos que ayuden a fortalecer la barrera natural de la piel.

Es necesario limpiar la piel como mínimo dos veces al día, una limpieza en la mañana y otra en la noche.

Para esto, utilizar un jabón o producto antiacné, algunos de ellos contienen peróxido de benzoilo que resulta benéfico en la batalla contra el acné.  

Pero si eres sensible a este producto puedes utilizar ácido acetilsalicílico.

Utiliza un hidratante para la piel y si tienes piel grasa o mixta opta por los hidratantes en gel, los cuales son más acuosos y no contienen aceites que pueden empeorar el problema.

Espera de 10 a 15 minutos antes de usar el tapabocas y en caso de ser uno de tipo N95, espera 30 minutos.

Evita usar maquillaje, ya que es probable que contamine los poros o folículos pilosos y no les permita respirar.

Durante el día toma distancia social y aprovecha para darle un respiro a la piel dejando el tapabocas por unos momentos, y si tienes la oportunidad limpia la piel, esto ayudará a liberar la humedad y a retirar las partículas dañinas.

En la noche al llegar a casa, opta por un limpiador facial que contenga ácido salicílico, aceite de árbol de té o incluso extracto de caléndula. Algo que resulte gentil con la piel, pero efectivo.

Estos consejos son generales y pueden servir si no tienes problemas de piel previos, pero la mejor opción es visitar a un dermatólogo que haga una recomendación adaptada a las necesidades únicas de cada piel.

Seguir leyendo




Cerrar