Las razones por las que una recesión mundial está cada vez más cerca

El jefe del Banco Mundial, David Malpass, advirtió hace unos días en un evento empresarial que es difícil ver "cómo evitamos una recesión", a medida que aumenta el precio de la energía, los alimentos y los fertilizantes.

Las advertencias entre los que manejan los mayores fondos de inversión del mundo han venido sumándose una a una en las últimas semanas, aunque con matices.

Los políticos han estado analizando públicamente el tema, confirmando el hecho de que en las altas esferas de poder es una preocupación relevante.

El jefe del Banco Mundial, David Malpass, advirtió hace unos días en un evento empresarial que es difícil ver «cómo evitamos una recesión», a medida que aumenta el precio de la energía, los alimentos y los fertilizantes.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, le dijo a la BBC Mundo que «el horizonte se ha oscurecido».

A las huellas que dejó la pandemia de covid-19, las turbulencias de los mercados financieros y la persistente amenaza del cambio climático, se suma la guerra en Ucrania y la actual crisis alimentaria, configurando una «potencial confluencia de calamidades», agregó Georgieva.

Aclarando el significado de sus palabras, dijo que si bien no espera una recesión para las principales economías del mundo, tampoco puede descartarla.

Pero ¿Qué es una recesión?

Muchos economistas hablan de una «recesión técnica» cuando se contrae el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante dos trimestres consecutivos.

La evolución del PIB le ayuda a las empresas a juzgar cuándo expandirse y contratar a más trabajadores o invertir menos y reducir su fuerza laboral.

Los gobiernos también lo utilizan para tomar decisiones que pueden ir desde impuestos hasta gastos.

Es un indicador clave para los bancos centrales, junto con la inflación, cuando consideran subir o bajar las tasas de interés.

Organismos internacionales como el Banco Mundial o el FMI consideran una recesión global como un año en el que un ciudadano global promedio experimenta una caída en el ingreso real.

Estas son algunas de las recientes recesiones

2020 (contracción estimada del 6,2%)

- Patrocinado -

Según el Banco Mundial, se espera que la economía mundial se reduzca en más del 5% debido a la pandemia de covid-19.

El nuevo virus, que se originó en China, obligó a la mayoría de los países a implementar medidas firmes para restringir el movimiento de personas.

Con las poblaciones limitadas por el temor de la saturación de los sistemas de salud, los intercambios económicos se vieron gravemente obstaculizados.

«Los pronósticos actuales sugieren que la recesión mundial de coronavirus será la más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, con la mayor parte de las economías experimentando disminuciones en el PIB per cápita desde 1870», dijeron los economistas Ayhan Kose y Naotaka Sugawara en el blog del Banco Mundial.

2009 (contracción del 2,9%)

La recesión de 2009 surgió del colapso del mercado inmobiliario de Estados Unidos debido a la crisis financiera de 2007-2008 y la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Como resultado, varias empresas y bancos tuvieron que ser rescatados por los gobiernos centrales de todo el mundo.

El Fondo Monetario Internacional dijo que «el colapso económico y financiero más grave desde la Gran Depresión de la década de 1930».

Sin embargo, esta contracción no se sintió igualmente en todo el mundo.

Si bien, por un lado, la mayoría de las economías desarrolladas entraban en recesión, los países emergentes sufrían un impacto proporcionalmente mucho menor.

En comparación, en 2009, el PIB estadounidense cayó un 2,5% mientras que el brasileño, un 0,1%. Al año siguiente, Brasil registró un rotundo crecimiento del 7,5%.

1991 (contracción del 0,3%)

La recesión de principios de la década de 1990 afectó a gran parte del mundo occidental.

Se cree que fue causada por la política monetaria restrictiva promulgada por los bancos centrales, principalmente en respuesta a las preocupaciones sobre la inflación, la pérdida de la confianza de los consumidores y las empresas.

1982 (contracción del 1,3%)

La recesión de principios de 1980 fue una severa crisis económica que afectó a gran parte del mundo desarrollado a fines de los años 70 y principios de los 80.

Sus efectos no fueron tan duraderos en Estados Unidos y Japón, pero el alto desempleo continuó afectando a otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) hasta al menos 1985.

Sus orígenes se remontan a la crisis del petróleo de 1973 y la crisis energética de 1979.

Hasta entonces, fue la recesión más profunda desde el período de posguerra.

1975 (contracción del 0,8%)

La recesión de 1973-1975 o también llamada recesión de la década de 1970 fue un período de estancamiento económico en gran parte del mundo occidental que puso fin al auge económico que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de las recesiones anteriores, fue la «estanflación», es decir, una combinación de recesión y alta inflación.

Publicidadspot_imgspot_img