Las regulaciones Fintech en Latinoamérica podrían impulsar o estancar el crecimiento de las Startups

En la nueva y preocupante crisis del COVID-19, ha sido la industria de tecnología financiera una de las pocas industrias que han logrado continuar con su crecimiento sin mayores problemas.

Recientemente se dio a conocer el crecimiento que están registrando las aplicaciones y servicios de ahorro, de hecho, se reveló que el sector de la industria de tecnología financiera de América Latina recibió una valoración de más de $ 150 mil millones  y continúa expandiéndose año tras año.

A pesar de la pandemia, aun hay algunos inversionistas que continúan ofreciendo financiamiento a las Startups tecnológicas, pero, también hay una gran cantidad de PYME en América Latina que están buscando servicios de préstamos digitales para ayudarles a superar la crisis.

Debido al rápido crecimiento que ha tenido la industria, los reguladores de LatAm están en la tarea de promulgar una legislación que aborde las aguas turbias de la actividad Fintech, proporcionando confianza tanto a los consumidores como a los inversores, aunque, siendo muy cuidadosos para no interrumpir la innovación al mismo tiempo que las Startups indagan cómo ser ágiles en un entorno cada vez más controlado.

En la caótica era del coronavirus, empresas como M1 Finance, Acorns, Robinhood, entre otras, continúan mostrando un crecimiento en sus activos, entonces, ¿qué tiene que pasar para lograr un equilibrio entre el crecimiento del sector y la confianza pública?

El desarrollo de la regulación Fintech en toda Latinoamérica se enfocará principalmente el sector de México, ya que es este país el que tiene algunas leyes financieras que regulan las entidades financieras en su ejecución de transacciones utilizando Fintech, además, cuenta con la Ley fintech 2018, dicha ley cubre la mayoría de las actividades Fintech, incluyendo crowdfunding, monedero virtual, transacciones realizadas con criptomonedas y banca abierta y también concede un entorno limitado regulatorio para las empresas con y sin licencia.

Después de México, está Brasil, el segundo país más avanzado  ya que legisla individualmente el crowdfunding y los préstamos punto a punto, mientras que una comisión especial del Congreso está trabajando en una estrategia legislativa más amplia, a ello se le suma que el Banco Central del país también se esfuerza por hacer efectiva la legislación de banca abierta para el tercer trimestre de 2020, lo que facilitará el camino para un próspero ecosistema de banca abierta.

Seguir leyendo

Contenido Patrocinado




Cerrar