¿Podría la viruela del mono convertirse en pandemia?

La transmisión de la viruela del mono ocurre cuando la persona entra en contacto con el virus a través de un animal, humano o materiales contaminados, cuentan los expertos.

Es “bastante improbable» dice el profesor Brian Ferguson, del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge en Reino Unido que viruela del mono se convierta en otra pandemia.

Esta es una pregunta válida después de ver cómo una misteriosa neumonía en China terminó convirtiéndose en una pandemia global que obligó a confinamientos totales y medidas sin precedentes.

Uno de las razones es que es muy difícil de transmitir de persona a persona, a diferencia de un virus respiratorio como el SARS-Cov-2.

La transmisión de la viruela del mono ocurre cuando la persona entra en contacto con el virus a través de un animal, humano o materiales contaminados, cuentan los expertos.

La mayoría de las infecciones se han detectado en hombres jóvenes que mantuvieron sexo con otros hombres, aunque el virus afecta por igual a hombres y mujeres.

Por lo que se conoce hasta el momento, no es, en principio, una enfermedad de transmisión sexual y, de hecho, el uso del preservativo no protege, aseguró la doctora Natalia Rodríguez-Valero, médica del servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona e investigadora de ISGlobal.

¿Cómo evitar el contagio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el contacto estrecho con otros pacientes constituye el factor de riesgo más importante de infección.

Como la viruela del simio se propaga a través del contacto cercano, por eso la respuesta sanitaria debe enfocarse en las personas afectadas y sus contactos cercanos.

Las personas que interactúan estrechamente con alguien que es infeccioso corren un mayor riesgo de infección: esto incluye a los trabajadores de la salud, los miembros del hogar y las parejas sexuales.

Lo que dice la OMS

Es importante reducir el riesgo de transmisión de los animales a las personas.

Es necesario evitar cualquier contacto con roedores y primates y limitar la exposición directa a la sangre y la carne animal que va utilizarse como alimento, además siempre debe cocinarse bien antes de consumirla.

- Patrocinado -

Durante el manejo de animales enfermos o sus tejidos infectados, y durante los procedimientos de matanza, deben usarse guantes y otra ropa protectora adecuada

Hay que velar por reducir el riesgo de transmisión de persona a persona.

Es necesario evitar el contacto físico estrecho con las personas infectadas por el virus de la viruela del mono.

Para asistir a los enfermos se deben usar guantes y equipo de protección. Hay que lavarse las manos sistemáticamente después de atender a un enfermo.

Se recomienda aislar a los pacientes en su casa o en centros de salud.

“Ante la falta de un tratamiento o vacuna específicos (aunque sí se recetan antivirales), la única manera de reducir la infección en las personas es advertirlas sobre los factores de riesgo y educarlas acerca de las medidas que pueden adoptar para reducir la exposición al virus”, indica la OMS.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la viruela del mono generalmente incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares, dolor de espalda, poca energía, ganglios linfáticos inflamados y erupciones o lesiones en la piel.

Los síntomas suelen durar entre dos y cuatro semanas y desaparecen por sí solos sin tratamiento.

La erupción generalmente comienza dentro de uno a tres días del comienzo de la fiebre.

Las lesiones pueden ser planas o ligeramente elevadas, llenas de líquido transparente o amarillento, y luego pueden formar costras, secarse y caerse.

El número de lesiones en una persona puede oscilar entre unas pocas y varios miles.

La erupción tiende a concentrarse en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

También se pueden encontrar en la boca, los genitales y los ojos.

Tratamiento para la viruela del mono

No existe un tratamiento antiviral específico. Los síntomas de la viruela del mono habitualmente se resuelven solos sin necesidad de tratamiento.

Es importante cuidar la erupción dejándola secar si es posible o cubriéndola con un vendaje húmedo para proteger el área si es necesario.

Además, hay que evitar tocar cualquier llaga en la boca o los ojos.

La OMS señala que pueden usarse enjuagues bucales y gotas para los ojos siempre que se eviten los productos que contienen cortisona.

La inmunoglobulina vaccinia (VIG) puede recomendarse para casos graves. Un antiviral que se desarrolló para tratar la viruela (tecovirimat, comercializado como TPOXX) también se aprobó para el tratamiento de la viruela del simio en enero de 2022.

¿Existe una vacuna contra la enfermedad?

Hay varias vacunas disponibles para la prevención de la viruela que también brindan cierta protección contra la viruela del simio.

La vacuna más nueva que se desarrolló para la viruela (MVA-BN, también conocida como Imvamune).

Se aprobó en 2019 para su uso en la prevención de la viruela del mono, pero aún no está ampliamente disponible en todos los países.

La OMS señaló que está trabajando con el fabricante para mejorar el acceso.

Las personas que previamente han recibido la vacuna contra la viruela también tendrán cierta protección contra la viruela del simio, señala la OMS.

Las vacunas contra la viruela ya no están disponibles y es poco probable que las personas menores de 40 a 50 años hayan sido inmunizadas.

La vacunación contra la viruela terminó en 1980 después de convertirse en la primera enfermedad en ser erradicada.

Publicidadspot_imgspot_img