Probablemente los clubes nocturnos de Toronto no abrirán hasta que se encuentre la vacuna contra el coronavirus

- Advertisement -

La pandemia del coronavirus cambió todo de la noche a la mañana, gran parte del sector empresarial ha tenido que cambiar su manera de operar para adaptarse a la nueva realidad, pero, es el sector de los bares y discotecas el más devastado financieramente por la crisis sanitaria.

Aunque algunos sectores económicos están retomando sus funciones siguiendo los protocolos de seguridad para evitar los contagios entre su personal, indudablemente es el sector del entretenimiento nocturno el que aun no ve aún la luz al final del túnel, de hecho, Charles Khabouth, propietario de la multinacional INK Enterainment, se atrevió afirmar que “Los clubes nocturnos no reabrirán hasta que se encuentre la vacuna”.

Khabuth posee discotecas y restaurantes en Toronto y Montreal y desde que el gobierno federal decretó el cierre de los negocios  no esenciales para frenar la propagación del coronavirus, el empresario tuvo que cerrar más de 20 bares, clubes y restaurantes, despedir  a 2.600 empleados y  cancelar algunos de los festivales de verano más populares de ambas ciudades. «Impactante, triste, agotador, agotador” así es como Khabuth describe la actual situación entorno a la industria de entretenimiento nocturno.

«No se puede espaciar a las personas en un club nocturno, eso no es un club nocturno. No puedo hacer cubitos pequeños a seis pies de distancia, hacer que la gente pague un recargo y luego decirles que se paren en un cubo. No, no, es simplemente no funciona «.

El cierre forzado de bares y discotecas ya cumplió dos meses y aún sigue siendo incierto su futuro, porque, de hecho, aún no se permiten reuniones de más de 5 personas.  Hasta la fecha Khabuth ha despedido al 98% de su personal. Según los datos del investigador de mercado The NPD Group, al 7 de abril el espacio de restaurantes de servicio completo en Canadá perdió $2 mil millones en ventas en el lugar y 200 millones de visitas de clientes.

Ahora, los propietarios de los bares y discotecas buscan apoyo financiero que les ayude mantenerse a flote en medio de la actual crisis sanitaria;  el empresario Khabouth dijo que tiene planes de convertir Cabana Pool Bar de 65.000 pies cuadrados en un restaurante con capacidad para acomodar a 450 personas, cada mesa con una separación de seis a ocho pies y abierto los siete días de la semana, con reservas hechas con anticipación. 

Seguir leyendo




Cerrar