¿Qué significa que Venezuela haya salido de la hiperinflación?

Cuatro años y dos reconversiones monetarias después, Venezuela sale del ciclo de hiperinflación en el que se encontraba desde 2017.

El Banco Central de Venezuela (BCV), la institución público bancaria del país, dio a conocer las cifras de inflación: según el Índice Nacional de Precios al Consumidor, la variación intermensual de precios en diciembre fue del 7,6%.

Esto significa que Venezuela ha cumplido exactamente doce meses con una variación por debajo del 50%, considerado por los expertos como el umbral de la hiperinflación.

Pero no solo eso, sino que además Venezuela lleva cuatro meses consecutivos con una variación inflacionaria de un solo dígito. La inflación en septiembre de 2021 fue de 7,1%, la de octubre 6,8%, la de noviembre 8,4% y la de diciembre 7,6% según los mismos datos del ente emisor.

Ahora bien, cuatro años y dos reconversiones monetarias después, Venezuela sale del ciclo de hiperinflación en el que se encontraba desde 2017.

Lo anterior, lo había manifestado el presidente de ese país Nicolás Maduro en una entrevista con el canal Telesur.

«Yo puedo declarar políticamente, con el resultado del manejo de la inflación entre los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, que ha sido de un dígito con tendencia a la baja, que Venezuela abandona el estado de hiperinflación».

¿Esto qué significa?

Para el profesor y economista de la Universidad Metropolitana de Caracas, Venezuela Luis Oliveros, el fin del ciclo hiperinflacionario representa «una excelente noticia». Reza en una entrevista a la BBC Mundo.

- Patrocinado -

Hay que recordar que Venezuela ha pasado por cuatro años con variaciones que superaban el 100% y hasta más. Era (una inflación) demasiado alta.

Este ciclo había empezado en el último trimestre de 2017 cuando se registró una inflación mensual de 56,7%, superando así el umbral. Ese año, según el BCV, la inflación anual fue de 862,6%.

En 2018, el año en que se disparó la hiperinflación, cerro con una tasa de 130.060%; y la economía entre 2013, cuando cayeron los precios del petróleo, y 2018 se contrajo un 47,6%.

De acuerdo con varios expertos, fue hasta el primer trimestre de 2019 que el alza de los precios se fue desacelerando, registrándose variaciones por encima del umbral del 50% solo en momentos específicos.

El economista Oliveros ya había presenciado esta tendencia y aseguraban que Venezuela saldría de la hiperinflación entre finales de 2021 y los primeros meses de 2022.

Datos

La última vez que Venezuela registró una variación mensual por encima del 50% fue en diciembre de 2020, cuando los precios aumentaron un 77,5%. Desde enero de 2021 y hasta hoy, Venezuela no ha registrado variaciones mensuales por encima de los 50 puntos.

Venezuela, ya incluso sin el prefijo de «hiper», sigue teniendo hoy la inflación más alta del mundo. Según el mismo BCV, 2021 cerró con una inflación acumulada anual de 686,4%.

La hiperinflación de Venezuela ha sido una de las más largas de la historia moderna, superada solo por la de Nicaragua (1986-1991) y la de Grecia (1941-1945).

Venezuela cerró 2020 con una inflación del 2.968,8%, dijo el BCV.

¿Cómo sucedió esto?

Con la caída de los precios del petróleo en 2013, una contracción de la economía y las sanciones impuestas por EE.UU, Canadá y la Unión Europea, la administración de Maduro aplicó una importante reducción de gastos por parte del Estado, restricciones al crédito bancario y un menor gasto en bolívares para mantener la estabilidad del tipo de cambio.

El déficit fiscal es el balance que resulta de restar a los ingresos de un Estado sus gastos. Si el resultado es positivo, ese Estado tiene un superávit fiscal.

Pero si el resultado es negativo, como lo que venía ocurriendo en Venezuela, significa que se está gastando más de lo que se gana.

Para 2017, el déficit público superaba el 20% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto de América Latina. Un estudio independiente de la Universidad Católica Andrés Bello lo situó en 7,9% para 2020, se lee en una extensa nota de la BBC.

Asimismo, otra de las medidas aplicadas fue acabar con el subsidio a la gasolina (por años la más barata del mundo, más barata que una botella de agua mineral), aflojar el control de precios y abrir el mercado cambiario, que estuvo sujeto a un férreo control estatal por más de 16 años.

Lo anterior, permitió más importaciones y un pequeño renacer de la industria privada.

Publicidadspot_imgspot_img