Quebec emite toque de queda en toda la provincia con el objetivo de combatir los crecientes casos de COVID-19

Quebec se convierte en la primera provincia de Canadá en imponer un toque de queda COVID-19 mientras lucha por contener la segunda ola de la pandemia.

El 6 de enero el primer ministro de Quebec, Francois Legault anunció nuevas medidas para combatir los crecientes casos de COVID-19, entre las medidas se encuentra un toque de queda que requerirá que los quebequenses estén en sus hogares a las 8 pm hasta las 5 am, de lo contrario se enfrentarán a una multa de hasta $ 6,000.

A partir del 9 de enero, el toque de queda se implementará durante cuatro semanas y finalizará provisionalmente el 8 de febrero. Según lo informó Legault, las multas para quienes rompan el toque de queda pueden oscilar entre $ 1,000 y $ 6,000.

Dijo que las tiendas de comestibles cerrarán a las 7:30 pm, los servicios que no sean esenciales permanecerán cerrados y trabajar desde casa será obligatorio siempre que sea posible. 

«Si quieres trabajar un poco más tarde, puedes hacerlo después de las 8 pm en casa». «Estamos hablando de salvar vidas y estamos hablando de salvar nuestro sistema de salud». Legault Llamó al toque de queda una «terapia de choque» para reducir el número de reuniones privadas en los hogares.

El gobierno de Legault busca garantizar que se sigan las medidas de salud pública, por tal motivo el toque de queda se aplicará a toda la provincia excepto a la región administrativa de Nord-du-Quebec. Tanto las farmacias y gasolineras tienen permitido permanecer abiertas durante las horas de toque de queda. 

 A pesar de los brotes de COVID-19 derivados de las escuelas de la provincia, Legault anunció que las escuelas primarias abrirán según lo planeado el 11 de enero, aunque se requerirán máscaras para los niños de quinto y sexto grado.

 

Lo último




Cerrar