Se vuelve obligatorio el pase de vacunación en Francia

Las autoridades advierten que habrá sanciones a quienes sean sorprendidos con un pasaporte de vacunas falso, que podrán ser condenados a un máximo de cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa para quienes tengan varios documentos falsificados.

El Parlamento francés adoptó definitivamente el proyecto de ley que sustituye el actual pasaporte sanitario por un pase de vacunación a para personas desde los 16 años.

Esto significa que quienes no porten dicho documento, no podrán ingresar a varios espacios como los trenes, restaurantes o cines. Solo funcionará con un esquema de inmunización completo, salvo para acceder a los servicios de salud.

El texto fue aprobado por 215 votos a favor, 58 en contra y 7 abstenciones. Los diputados socialistas (oposición) tienen previsto remitir el asunto al Consejo Constitucional para que se respeten las “libertades fundamentales”, lo que retrasará unos días la promulgación del proyecto de ley.

A raíz de los aumentos de caso de covid por la variante ómicron, que dejó la semana pasada 300.000 contagios diarios, el gobierno espera que pueda entrar lo más pronto posible.

La importancia de portar el pase

Quienes tengan una pauta de vacunación completa con tres dosis, o dos dosis con una certificación de curación de la enfermedad en los últimos seis meses o dispongan de una exención médica de la vacuna, podrán entrar en lugares culturales.

Asimismo, podrán entrar en los grandes centros comerciales, igual que a cafés, bares y restaurantes, así como en el acceso a los transportes públicos de media y larga distancia.

El documento sólo se exigirá a partir de los 16 años, mientras que a los menores de 12 a 15 años se les seguirá pidiendo el actual pase sanitario.

Las autoridades advierten que habrá sanciones a quienes sean sorprendidos con un pasaporte de vacunas falso, que podrán ser condenados a un máximo de cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa para quienes tengan varios documentos falsificados.

Unos 4,9 millones de franceses que pueden vacunarse rechazan la protección, lo que supone un 7,3% de la población nacional.

Mientras tanto, 31,6 millones de terceras dosis han sido ya administradas, indican los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

Los actuales pasaportes sanitarios de quienes tengan solo dos dosis caducarán cuando se cumplan siete meses desde la administración de la segunda, salvo que la persona haya pasado la enfermedad en los seis meses previos.

Países con iguales medidas

Suiza

- Patrocinado -

Los votantes suizos respaldaron mediante un referendo la ley que permite al Gobierno imponer el denominado “pasaporte Covid”, una medida que obliga a presentar un certificado de vacunación o una prueba reciente de detección del virus con resultados negativos, para acceder a lugares públicos.

Al menos el 62% de los votos emitidos el pasado 28 de noviembre apoyaron la normativa.

Solo mediante la presentación del pasaporte sanitario, las personas podrán acceder a determinados servicios o lugares públicos.

Entre ellos, comer en el interior de un restaurante, ir al cine, a una iglesia, a un espectáculo, o asistir a un evento deportivo con un aforo superior a 1.000 personas.

La ley también contempla ayudas económicas para los sectores más afectados económicamente por la pandemia. Si la consulta hubiera sido rechazada en el referéndum, el Gobierno habría resultado impedido legalmente para renovar la distribución de esos fondos, los cuales expiran en el primer trimestre de 2022.

Los detractores de la medida señalaron que la imposición del requisito representa una discriminación para las personas no vacunadas y que atenta contra sus libertades.

Países pioneros de estas medidas

 Dinamarca

Este pasaporte sigue siendo obligatorio para acceder a varios lugares, como peluquerías o gimnasios.

Hungría

Este país inoculó rápidamente a su población las vacunas rusas y chinas, comenzó a emitir «certificados de inmunidad» desde marzo. A partir de mayo, estas tarjetas se utilizaron para reabrir hoteles, teatros, salas de cine y el interior de los restaurantes.

Austria

Desde que se llevó a cabo la reapertura general a mediados de mayo, era necesario presentar una prueba negativa, un certificado de anticuerpos o una prueba de vacunación en hoteles, restaurantes, gimnasios, museos, conciertos, peluquerías y eventos deportivos. Esta regla se mantiene vigente.

El certificado europeo para viajar

El pase sanitario en formato europeo, con un código flash que permite comprobar si el portador está vacunado o tiene una prueba negativa reciente, entró en vigencia el 1 de julio en la Unión Europea.

Permite a los viajeros cruzar las fronteras de 33 países del Viejo Continente: los 27 Estados miembros de la Unión Europea y otros seis países vecinos (Androrra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, Suiza). En todo caso, las reglas varían según el destino y el país de origen.

La OMS

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus considera sólo se podrían aplicar “cuando haya igualdad de acceso a la vacuna”

Este tipo de documentos solamente se podrían considerar, en su opinión, como una medida de cara al futuro cuando la cobertura vacunal permitiera “un sistema uniforme”.

Publicidadspot_imgspot_img