Un análisis de la brecha de riqueza racial en Estados Unidos y Canadá

El problema de la brecha de riqueza racial es una premisa constante que amenaza el bienestar económico de muchas personas en Canadá y Estados Unidos, este se ha visto subrayado por la situación actual del coronavirus.

- Advertisement -

La brecha de riqueza racial es un problema fuertemente marcado en Norteamérica, esta brecha económica afecta la calidad de vida de las personas y sus oportunidades, además, es un problema que se transmite de generación en generación.

Mucho se habla de cómo la desigualdad de ganancias influye en la sociedad y daña la calidad de vida de muchas familias del mundo, pero la realidad es que, aunque es un problema conocido, este está lejos de terminar.

Pero ¿cómo nace la brecha de riqueza racial?

Esta brecha económica yace sobre la discriminación y el racismo, que también es un problema social que golpea día a día a Estados Unidos y Canadá.

Este contexto plantea un futuro poco alentador para las personas de razas diferentes a la blanca.

Quienes pueden esperar menores oportunidades de acceder a préstamos para educación o vivienda, puntajes crediticios más bajos e inestabilidad financiera.

La Junta de Conferencia de Canadá encontró que las personas pertenecientes a las minorías ganan menos en comparación con los trabajadores blancos y por ende tienen que gastar menos.

En Canadá, por cada dólar que gana un hombre blanco, los hispanos ganan alrededor de 68,3 centavos, un negro gana aproximadamente 80,4 centavos y los filipinos alrededor de 79,5 centavos.

Esto afecta directamente su capacidad de ahorro e inversión, que son dos aspectos relacionados directamente con la economía futura y aumento del capital.

Según Wealth Simple, las personas de minorías raciales como negros y latinos tienen menor capacidad de inversión que las personas blancas, lo que resulta en la dependencia laboral y una capacidad de ahorro baja.

Así mismo, el patrimonio, que es el conglomerado de la riqueza, los ahorros, los bienes raíces y las posesiones de una familia son hasta 10 veces más bajas en familias negras y hasta cuatro veces menores en familias hispanas en comparación con las familias blancas de Canadá y Estados Unidos.

Por consiguiente, estas personas tienen menores posibilidades de tener cuentas para su jubilación.

Esto causa un efecto dominó, donde requieren la ayuda de sus hijos y se extiende a perpetuidad esta brecha de riqueza.

La brecha de riqueza es una tendencia que se ve aumentada debido a la creación de políticas laborales que benefician a algunos grupos de la población y hacen que la desigualdad crezca con el paso del tiempo.

Además de esto, la brecha salarial entre géneros también es algo que aun está muy marcado en la cultura norteamericana.

Statistics Canada encontró que las mujeres ganan alrededor de 59 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco.

E incluso, las mujeres no blancas ganan menos que las mujeres de raza blanca, alrededor de 13 centavos menos.

De acuerdo con el informe presentado por Statistics Canada, tener una vista más amplia de esta situación contribuye a poder ir erradicando poco a poco este problema que afecta a los canadienses y americanos pertenecientes a alguna minoría y a los inmigrantes quienes llegan con la premisa de un mejor estilo de vida.

La brecha de riqueza social es un problema antiquísimo de la sociedad, de ahí el dicho de que cada día los ricos son más ricos y los pobres más pobres.

Esta situación incluso empeoró con la llegada del coronavirus.

Miles de familias han tenido que adentrarse en altas deudas y perder sus ahorros para sostenerse durante este periodo pandémico.

Por otro lado, las personas más adineradas han incluso aumentado sus capitales con la llegada del COVID-19.

Este problema llega a tal punto de dejar la mayor parte de riquezas en las manos de un grupo selecto de personas por lo general pertenecientes a la raza blanca, y dejar escasez y pobreza para el resto de los habitantes del mundo.

Seguir leyendo




Cerrar