Un hallazgo en Venus sugiere la posible existencia de vida extraterrestre

Un gas raro y tóxico encontrado en Venus podría ser un signo de vida en el vecino planeta.

En medio de una investigación se descubrió la presencia de fosfina en la atmosfera superior del planeta Venus.  La fosfina es un gas pestilente que algunos relacionan con el olor del ajo o del pescado podrido y que en la tierra se produce a través de procesos biológicos.

Este revolucionario hallazgo sugiere que finalmente se podría confirmar la vida extraterrestre en nuestro sistema solar.

A pesar de que el descubrimiento no es una garantía certera de que exista vida en el espacio, los investigadores aseguran que la cantidad de fosfina encontrada por ahora no tiene explicación.

En la tierra la fosfina se encuentra en el barro de algunos estanques o en las heces del pingüino. Además, es producido por microorganismos anaeróbicos.

Molécula de la fosfina.

Anteriormente, se había dicho que encontrar fosfina en el espacio podía ser considerado como una firma biológica, pero, algunos menos entusiastas dicen que el gas podría producirse de otra manera todavía no conocida que no involucre la vida en la ecuación.

El descubrimiento, sorprendió a la comunidad científica ya que la superficie de Venus es ácida y muy cálida, lo que había hecho que los científicos pensaran que la vida en dicho planeta era poco probable.

Sin embargo, se pudo confirmar que, el medio ambiente en las cubiertas de nubes superiores es más habitable. A unas 35 millas de altura, las condiciones son más templadas, lo que podría dar paso a la formación de vida.

Los resultados sugieren que en el planeta existe algo que está produciendo activamente el gas, ya que la acidez de las nubes tiene la capacidad de destruirlo rápidamente, pero aun así se encuentra una cantidad considerable.

El descubrimiento se dio a conocer a través del portal Nature Astronomy, donde se concluyó que esto no es una evidencia sólida de la presencia de vida y que es necesario más trabajo e investigaciones para confirmar o negar las presunciones.

Emily Drabek-Maunder, astrofísica del Observatorio Real de Greenwich y autora del artículo dijo que «La fosfina se produce mediante algún tipo de proceso químico o geológico que nadie conoce, o podría haber una razón biológica».

Emily Drabek-Maunder

Según la astrofísica, ninguna de las condiciones climáticas o naturales de planeta como la actividad volcánica o la luz solar pueden crear la cantidad del gas encontrado.

«Es un paso en el camino hacia el descubrimiento potencial de vida de algún tipo en la atmósfera superior de Venus. Pero tenemos muchos, muchos más pasos por recorrer antes de que podamos decir que hay vida en Venus». Aseguró Drabek-Maunder en su artículo.

A pesar de que todavía queda mucho trabajo antes de poder hacer un anuncio afirmativo sobre vida extraterrestre, otros científicos han visto esto como un encuentro fascinante y con mucho potencial.

Según se informó, este revolucionario hallazgo se produjo de manera casi accidental, ya que debido a la acidez y al calor del planeta no muchos científicos apostaban porque fuera un lugar con las condiciones necesarias para que se produzca y pueda mantenerse la vida.

Mientras los investigadores realizaban una prueba para determinar si era posible detectar fosfina en el entorno de Venus como una forma de establecer una línea de base técnica, detectaron la fosfina en las nubes sobre Venus.

Después de este encuentro los científicos utilizaron telescopios de alta potencia, incluyendo el telescopio ALMA, que es el más grande del mundo, para confirmar la presencia del gas.

Los científicos ahora esperan realizar más trabajos que nos permita comprender mejor los procesos que están sucediendo en Venus. Esto requiere de mayor observación del planeta y de enviar una nave espacial que pueda volver con una muestra de la atmosfera del planeta.

Seguir leyendo




Cerrar