Hola amigos, esta vez quiero hablarles un poco del conocido tema en inglés “DOWNSIZING”. ¿Qué quiere decir esto? Como la palabra lo indica, reduciendo, bajando de tamaño; en este caso, reduciendo nuestro espacio habitacional y estándar de vida.

 Generalmente, cuando la familia está en crecimiento, compramos una casa en la que nuestros hijos y nosotros mismos, como padres, nos sentimos confortables; un lugar en el que cada uno pueda tener su propio espacio, pero ¿qué pasa cuando ellos crecen y se marchan al “college”, a la universidad, o se casan? Aquella casa comienza a quedar grande, sentimos que sobra espacio por todos los rincones. En este momento, ya no hay razón de seguir manteniendo esta vivienda con todos los gastos que una casa grande genera, desde la hipoteca hasta los costos de mantenimiento. Es aquí cuando la mayoría de las familias deciden ponerla a la venta y comprar algo más pequeño que llene las necesidades de ese preciso momento.  Aquí se entra a otra etapa de vida, una etapa de libertad financiera, dado que, con el dinero obtenido de la venta de la casa, pueden comprar una propiedad pequeña de contado (cash) , dependiendo de cuánto debían en la hipoteca anterior y de cuánto dinero ha ganado su propiedad a través de los años (equity). Ya sea que decidan comprar un apartamento o una casita en las afueras, en ambos casos su dinero rendirá más. Vivir libre de hipoteca es de los anhelos más preciados que tienen los propietarios de viviendas.

En otros casos, también vemos que las personas utilizan este dinero para pagar deudas, proporcionarles educación superior a sus hijos, viajar, comprar una propiedad en su país de origen, con la intención de retirarse algún día a su tierra natal. En algunos casos ha sido tan sustancial la cantidad recibida de la venta que, después de hacer todos los gastos mencionados anteriormente, todavía queda dinero disponible para dar una buena cuota inicial para la compra de un departamento, o una casa más pequeña, quedando así una hipoteca más baja y fácil de pagar. En fin, amigos, se puede hacer mucho más de lo que usted pensaba, cuando se sabe administrar correctamente las finanzas y proyectos de vida futura.

La reducción, “DOWNSIZING”, puede no tener sentido en todas las situaciones, pero vale la pena echarle un vistazo, si ahorrar dinero y simplificar su vida es atractivo para usted, como también, si se está acercando a su edad de retiro.  Pídale a un agente de bienes raíces que lo ayude a determinar el valor de su casa actual y le muestre las opciones para reducir costos. Un verdadero profesional sabe lo que se necesita para obtener el mejor precio por su casa y negociar la mejor oferta por una más pequeña.