Canadá decidió decirle adiós al uso de botellas, bolsas y otros objetos de plásticos de un solo uso a partir del año 2021 con el propósito de contribuir con el medio ambiente.

Evidentemente estos productos generan efectos nocivos en el medio ambiente por tal motivo este país norteamericano tomó la decisión de prohibir el uso de bolsas, botellas, pitillos y otros objetos para le preservación del medio ambiente ya que es una de las prioridades del actual ministro de Canadá Justin Trudeau quien le apuesta a este gran proyecto que va de la mano con su plan de trabajo para las elecciones legislativas de octubre.

Después de los resultados de las evaluaciones científicas será posible tener la lista precisa de los productos que serán prohibidos a partir del año 2021, la plaga mundial del plástico ha invadido no solo las zonas céntricas sino también las áreas naturales.

Justin Trudeau también dijo que el país apunta a responsabilizar a los productores de plástico, especialmente a los fabricantes de botellas por “el ciclo completo de vida de sus productos”; tanto los fabricantes como las empresas que utilizan los plásticos deberán regirse a un plan de reciclaje.

Durante la cumbre del G7 en Quebec algunas naciones como Italia, Alemania, Canadá, Reino Unido y la Unión Europea en su conjunto suscribieron una carta la polución plástica de los océanos, los únicos 2 países que se abstuvieron fueron Japón y Estados Unidos.

De esta manera los países adherentes y la Unión Europea  trazaron un fuerte compromiso el cual es que el 100% de los plásticos sean reciclables, recuperables y reutilizables en todo el mundo antes del año 2030.

Para las elecciones legislativas canadienses del mes de octubre la campaña que más ha tomado prioridad ha sido el medio ambiente, tanto, que Trudeau aseguró que reciclar los plásticos generará cerca de 42.000 empleos en el país.

Los desechos plásticos han ocasionado que cada año más de 100.000 mamíferos y 1 millón de pájaros sufran graves consecuencias al quedar atrapados en botellas, sufrir heridas, confundir el plástico con el alimento hasta llegar a la muerte.

Publicidad