La euforia que ha despertado los juegos de la NBA en los canadienses está preocupando a la liga profesional de Hockey (NHL).

El juego favorito por tradición de los canadienses ha sido sin duda alguna el hockey y aunque desde el año 2011 ningún equipo del país ha llegado a las finales de la Copa Stanley los fanáticos de este deporte aún siguen con su tradición congregando masas para ver partidos incluso de otros países.

Al parecer ahora los canadienses han despertado una repentina afición hacia el baloncesto gracias a que los Toronto Raptors han llegado por primera vez en 24 años de historia a las finales de la NBA, la euforia del baloncesto le está ganando cada vez más terreno al hockey.

El partido que se llevó a cabo en el Scotiabank Arena entre los Raptors vs Bucks alcanzó una histórica cifra en la audiencia de televisión, pues más de 3 millones de espectadores estuvieron en Sportsnet televisando el partido rumbo a las finales de la NBA, un registro que nunca se había presentado en un partido de baloncesto en el país.

El hecho de que los canadienses lleven años sin ver una final de la Copa Stanley ha ocasionado que ahora los fanáticos del hockey se estén inclinando hacia el baloncesto gracias a su gran debut en las finales de la NBA.

El deporte más popular de Canadá ahora se encuentra en pausa mientras ve brillar el éxito de los partidos de baloncesto a cargo de los Raptors superando la audiencia televisiva que ha tenido las eliminatorias de la NHL entre el 13 y 19 de mayo.

A pesar de que en el año 2016 la audiencia en Canadá se redujo en más del 50% la NHL nunca había sido tan opacada como está sucediendo ahora con las finales de la NBA que antes no lograba ni ubicarse entre las 30 mejores calificaciones.

Más del 60% de los fanáticos de la NBA tienen menos de 35 años y más del 45% de los espectadores son de origen étnico y comparados con las estadísticas de la NHL los resultados son preocupantes para la liga de hockey que está en una constante lucha por diversificarse; los datos demográficos indican que el 92% son blancos y el 64% de sus fanáticos tienen más de 35 años.