La ciudad de Montreal con apoyo del ministro de transporte llevará cabo durante esta primavera el proyecto piloto de servicio de Scooter Share,la iniciativa se da gracias al éxito total que tuvo en la ciudad el programa de viaje compartido, Bixi.

En el año 2014 Montreal fue protagonista con el desarrollo de Bixi, el programa que amplió la cobertura del ciclismo siendo más accesible para los locales y visitantes, todo por medio de la aplicación desarrollada que permite un servicio eficaz acompañado de estaciones de acoplamiento físico.

A partir del gran éxito notorio con Bixi, ahora Montreal apuesta por el servicio Scooter Share que es básicamente lo mismo, pero con patinetas eléctricas, la primera ciudad canadiense en desarrollar el proyecto fue Waterloo, la ciudad designó áreas específicas para que los usuarios estacionarán las scooters sin ningún inconveniente al final del servicio, todo monitoreado por medio de una aplicación, tanto la solicitud del servicio como el pago.

Aunque la ciudad aún no tiene muy claro las áreas para dejar los scooters igual se espera que para junio o julio llegue el plan piloto de Scooter Share, por ahora se ha informado que las patinetas se podrán dejar aseguradas en los soportes para bicicletas y solo se podrá manejar por los carriles de estas, con la protección exigida como son los cascos.

Un mínimo de $15.000 es lo que las empresas interesadas deberán solicitar para el permiso, aunque el valor podría variar dependiendo del tamaño de la empresa, también es obligación tener oficina en la ciudad, se dice que la compañía JUMP y Lime están interesadas en operar en Montreal.

Está será una nueva alternativa que los montrealéses tendrán para desplazarse por la ciudad, un apoyo al transporte público.