Por motivos de seguridad ahora las zonas fronterizas de la Unión Europa serán reforzadas,el ingreso al Área Schengen ya no será tan sencillo como venía siendo, ingresar a uno de los casi 26 países de la zona requerirá de una nueva autorización.

Como bien se sabe viajar por las naciones de la Zona Schengen no requería de ningún pasaporte gracias al acceso abierto que había para viajar dentro de estas áreas, pero ahora la Unión Europea anunció la nueva autorización de viaje especial que también involucra a los canadienses que deberán realizar los trámites a través del Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS, siglas en inglés).

Aunque muchos canadienses están pensando que esto significa sacar una nueva visa no es así, simplemente es una nueva autorización que deberán solicitar a partir del año 2021. Ahora con el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes se pretende detectar a los pasajeros que no significan ningún peligro para el país, de esta manera se regulará la entrada a la zona.

El valor de la autorización oscila entre los $10 y $11 dólares y solo demora 10 minutos aproximadamente para ser entregada, los canadienses podrán pedir la autorización de viaje ETIAS a inicios del año 2021.

Los menores de edad que deseen realizar el tramite deberán realizarlo con la persona que está bajo su responsabilidad  y además los adultos también deberán proporcionar una serie de información como los antecedentes penales y condición médica, nombre,apellido, fecha de nacimiento,situación laboraldirección, país que quiere visitar y razón de la visita,además si tienen familiares en la Unión Europea también deberán decirlo.

Una vez sacada la autorización el portador deberá renovarla luego de los 3 años y de igual manera deberá ingresar al país que especificó en el trámite,de no ser así podría tener problemas,una vez ingrese al país especificado tendrá 90 días para viajar a cualquier otro país del Área Schengen.

Solicitar el ETIAS no será necesario para los residentes o ciudadanos de un país de la Zona Schengen, estas personas podrán viajar dentro de Europa sin ningún inconveniente.

Las autoridades solo denegarán la autorización si los antecedentes médicos o penales demuestran que la persona podría significar un peligro para la sociedad. En tan solo 24 horas después de realizada la solicitud las personas tendrán una respuesta.

En la lista de vigilancia solo estarán las personas que la agencia de inteligencia considere que son una amenaza de seguridad, de lo contrario los solicitantes solo estarán en la base de datos general.