Antes de considerar mudarse a una comunidad para personas mayores de 55 años es importante tener en cuenta los siguientes puntos que le ayudarán a tomar la mejor decisión.

Aquellas personas que se acercan a la edad de jubilación y desean encontrar una comunidad para adultos mayores que sea tranquila e incluyente primero deben considerar algunos factores que harán que esta nueva etapa no sea una transición complicada.

Reglas

A pesar de que estas comunidades suelen ser organizadas y agradables, existen reglamentos y convenios que se deben cumplir al pie de la letra, por lo tanto es fundamental leer detalladamente el contrato antes de firmarlo ya que en el se específica cada cosa que se puede hacer, por ejemplo, donde se puede estacionar, si se puede o no decorar el exterior de la vivienda, cuantos autos se pueden tener, e incluso si existen restricciones de edad; es importante hacer todas la preguntas posibles antes de mudarse a una de estas comunidades.

Costos

Cuando los servicios son de calidad e inclusivos por lo general vienen acompañados de costos más elevados; el mantenimiento, la administración y otros servicios tienen una tarifa que conlleva a un pago puntual por parte del jubilado, por lo tanto, antes de tomar una vivienda primero asegúrese de preguntar lo siguiente: ¿Se realizan todas la funciones que están incluidas? y ¿Cada cuánto aumentan las tarifas?, son preguntas que le ayudarán a tomar la mejor decisión en cuanto a la estabilidad económica.

Adaptación

Se entiende que estas comunidades se han convertido en una bendición para los adultos mayores, sin embargo, es fundamental conocer el funcionamiento de la administración, si es confiable, competente y que tan incluyente es, estos puntos básicamente le permitirán conocer si la comunidad es la adecuada para usted, basándose también en los comentarios de los demás residentes.