La ciudad de Winnipeg acostumbra a sobrellevar bajas temperaturas de hasta – 40 grados centígrados y no ha sido un impedimento para los habitantes realizar las labores diarias con extremo frío, sin embargo Estados Unidos no acostumbra a lo mismo, ahora con temperaturas de -21 C, la ciudad de Chicago se ha paralizado a causa las gélidas temperaturas.

El periódico local “Winnipeg Free Press”, presumió este jueves de como su localidad desarrolla las actividades normalmente cuando presentan oleadas de frío extremo, afirmando que las escuelas y universidades no se cierran, los aeropuertos funcionan con normalidad, los vuelos no se cancelan, según lo mencionó  Tyler MacAfee la portavoz del aeropuerto de la ciudad y  los trabajadores realizan sus labores sin ningún contratiempo, a diferencia de la ciudad de Chicago que detuvo todas sus funciones por la temperatura de -20 C pero con la brisa del viento alcanzó los -40 grados centígrados.

La Oleada de Frio por la que atraviesa Chicago le ha costado la vida a por lo menos 8 personas, las vías del tren son incendiadas para darle funcionamiento, mil vuelos han sido retrasados, más de 2 mil setecientos han sido cancelados y por lo menos 7 mil personas perdieron energía  por las tuberías de gas congelado, esto sin mencionar los terremotos de escarcha  que está experimentando la ciudad, los problemas de transporte y  el cierre temporal de las escuelas y universidades.

Ambas ciudades experimentan temperaturas extremadamente bajas, la diferencia es que Winnipeg continua las labores cotidianas con total normalidad mientras que Chicago paraliza toda la ciudad.