Los cambios lumínicos en el cielo de Toronto serían responsabilidad de Elon Musk

¿Sabías que dentro poco tiempo una de cada 15 luces que veas en el cielo será un satélite artificial? Por si no lo sabías, también es posible que Elon Musk sea el responsable de tal situación.

¿Sabías que dentro poco tiempo una de cada 15 luces que veas en el cielo será un satélite artificial? Por si no lo sabías, también es posible que Elon Musk sea el responsable de tal situación.

El hombre más rico del mundo ha venido apoderándose de casi todos los espacios en los que nos movilizamos con las marcas de sus empresas.

¡Claro! el cielo no podía ser la excepción, puesto que ahora el sur de Canadá se está llenando de con miles de satélites que cambiarán drásticamente la visión de los observadores de estrellas.

En esta era que parece avanzar a pasos agigantados, la empresa SpaceX, propiedad de Musk, viene desarrollando un proyecto bastante publicitado llamado Starlink.

Con él también hay otras compañías tecnológicas que se dedican a lanzar ‘constelaciones’ o grupos de pequeños satélites para formar los inicios de las redes globales de servicios de Internet.

De hecho, Starlink ya ha lanzado más de 1.700 satélites en las primeras etapas de lo que ha sido la más comentada de estas constelaciones artificiales.

Por si fuera poco, el contratista espacial privado tiene planes de lanzar un total de 42 mil satélites de órbita terrestre baja para completar la red. Siendo una de las muchas que se encuentran en proceso.

Los expertos alzan la voz de protesta

Hanno Rein, profesor de astrofísica en la Universidad de Toronto y desarrollador de la aplicación Exoplanet, coescribió un informe sobre el tema.

De acuerdo con lo explicado por Rein, “de todos los satélites operativos que orbitan la tierra, la mitad pertenecen a Starlink”, y Musk solo ha comenzado a desplegar su constelación de comunicaciones en expansión.

Estos satélites aparecen en sus mayores concentraciones a lo largo de una latitud que incluye el sur de Canadá y el área de Toronto. De esta forma, según el astrofísico seremos ‘la latitud más afectada del mundo’.

“Si estuvieras más al sur cerca del ecuador, el problema no es tan grave porque la sombra de la tierra bloqueará parte de la luz durante la noche”, dice Rein. “Pero debido a que estamos tan al norte, durante el verano, estos satélites estarán iluminando toda la noche”.

- Patrocinado -

Sin embargo, lo poco que podemos saber que estos satélites están orbitando en el espacio, entonces, ¿Cómo es posible que los podamos ver?

Estos objetos, se mueven a través del cielo nocturno a velocidades perceptibles comparables a las de un avión comercial que viaja a una altitud de crucero, por lo que serán bastante notables en comparación con otros puntos brillantes como estrellas y planetas.

Pero, aun así, Rein dice que “en el centro de Toronto, serán difíciles de detectar y no cambiarán la percepción del cielo nocturno ya que ya hay mucha contaminación lumínica”.

Aunque para cualquiera que viva fuera de la ciudad en áreas con cielos oscuros, puede esperar ‘un cambio bastante significativo’. Esto se debe a que estos satélites alcanzan sus puntos más al norte alrededor de esta latitud antes de regresar al sur.

Así mismo, el experimentado profesor dice que esto significa que “veremos muchos de esos satélites porque pasan mucho tiempo en esa fase de cambio”.

Falta de regulaciones

Increíblemente, no hay regulaciones respecto a la contaminación lumínica para los satélites, lo que para Rein es un punto que lleva a que estas compañías realicen este tipo de proyectos pensando sólo en su propio beneficio.

“Estas empresas están explorando nuevos territorios sin regulaciones. SpaceX ha tratado de mitigar algunos de los efectos de la contaminación lumínica colocando algún tipo de visor adjunto a los satélites que bloquea parte de la luz, y todo esto es voluntario”.

Igualmente, Samantha Lawler, profesora asistente de Astronomía en la Universidad de Regina, en Canadá, coutora del informe, advierte de que tiene ‘predicciones sobre cómo se verá el cielo nocturno si las compañías de satélites cumplen con sus planes actuales’.

“Sin regulación, sé que en un futuro cercano, uno de cada 15 puntos que puedes ver en el cielo serán en realidad satélites que se arrastran implacablemente, no estrellas. Esto será devastador para la investigación astronómica y cambiará por completo el cielo nocturno en todo el mundo”. Dce Lawler.

Asimismo, también advierte sobre otro de los riesgos que esto acarrea. “Todos estos satélites tienen un impacto negativo: Cada despliegue de satélites arroja cuerpos de cohetes gastados y otros escombros en una órbita terrestre baja ya abarrotada, lo que aumenta los riesgos de colisión”.

“Parte de esta basura espacial eventualmente regresará a la Tierra, y aquellas partes del globo con las densidades de satélites aéreas más altas también serán las más propensas a sufrir un impacto literal”. Explicó la astrónoma.

Publicidadspot_imgspot_img