Ontario está a punto de tener el puente atirantado más largo de Norteamérica

El puente de 2,5 kilómetros de largo y seis carriles sostenidos por torres de 140 metros a cada lado del río Detroit es comparable en altura a edificios residenciales de 40 pisos.

Cuando pensamos en los problemas que se pueden producir en la cadena de suministro, generalmente imaginamos puertos ocupados en California o el Ever Given encajado en el Canal de Suez. Pero un cuello de botella importante en la cadena de suministro en realidad se encuentra en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Los puentes que conectan Ontario y Michigan son algunas de las piezas de infraestructura más importantes de la región. Son tan importantes que ha habido una especie de competencia en curso para construir el mejor.

El puente más nuevo en el bloque es el Gordie Howe International. Empujando los límites de la ingeniería, está destinado a convertirse en el puente atirantado más largo de América del Norte.

El Puente Internacional Gordie Howe

Originalmente propuesto hace casi dos décadas, el Puente Internacional Gordie Howe brindará una alternativa al Puente Ambassador superpoblado. Y construirlo es una tarea enorme.

El proyecto se divide en cuatro componentes principales: obras viales en un nuevo cruce en Michigan, el punto de entrada de EE. UU., el puerto de entrada de Canadá y, por supuesto, el puente en sí.

El Puente Internacional Gordie Howe será diferente a cualquiera que exista hoy en el país. El puente de 2,5 kilómetros de largo y seis carriles sostenidos por torres de 140 metros a cada lado del río Detroit es comparable en altura a edificios residenciales de 40 pisos.

Soportará un tramo libre de 853 metros, el tramo principal más largo de cualquier puente atirantado del continente. Sin embargo, el camino de este puente no ha sido nada fácil.

Además, la infraestructura mejorada del nuevo puente y los enlaces directos con la autopista 401 en el lado canadiense y la I-75 en el lado estadounidense significan viajes más cortos para los camioneros.

Batalla de los puentes

Uno de los principales obstáculos para este megaproyecto estaba representado en el multimillonario Manuel ‘Matty’ Moroun, el dueño del puente Ambassador. Quien además era dueño de las tiendas libres de impuestos al final del puente y los túneles, porque ¿por qué no poseerlo todo?

Moroun ganó mucho dinero con este corredor comercial y no quería que nadie más se llevara el tráfico potencial de su imperio. Entonces, cuando se propuso un nuevo puente en 2004, hizo todo lo posible para detenerlo.

Demandó a los gobiernos de Canadá y Michigan para tratar de bloquear su construcción.

- Patrocinado -

En lugar de un nuevo puente de propiedad pública, propuso construir un segundo tramo del Puente Ambassador, que sería de su propiedad.

Gastó millones de dólares tratando de aprobar una medida electoral que dificultaría la aprobación del puente, pero la medida no fue aprobada.

Incluso publicó un anuncio de televisión por cable pidiéndole al entonces presidente Trump que bloqueara su construcción.

Después de casi dos décadas de batallas, los esfuerzos de Moroun fracasaron y la construcción comenzó en 2018. Al año siguiente, Trump asignó $15 millones en fondos federales para el puente Gordie Howe.

A pesar de todo el tiempo y el esfuerzo que se dedicó a la lucha política, el desafío de ingeniería de construir el puente Gordie Howe aún estaba por delante. Y el empresario fallecería en 2020, dos años después del inicio de la construcción.

Progreso a partir de enero de 2022 en el lado canadiense del puente. Foto tomada de: www.constructiondive.com

El presupuesto de este megaproyecto

El Gobierno de Canadá pagará el costo del proyecto de $ 4415 millones y el contrato de diseño y construcción de $ 2680 millones en su totalidad, aunque todos los ingresos fiscales de los peajes recaudados en el puente se pagarán a Canadá durante 50 años después de que se complete la construcción.

De momento, se estima que las torres, que han estado en construcción desde 2019, estén completamente terminadas, incluidas las cabezas de pilón y de transición, para fines de 2022. La terminación de las torres permitirá que comience la construcción del resto del puente, incluidos sus 12 pilas de anclaje y su vano principal.

Una vez que se complete el puente masivo, que se espera para 2024, se ubicará entre los cinco puentes más largos de América del Norte.

Y, a pesar de todavía faltan más de dos años para ese momento, la vicepresidenta de la autoridad de puentes, Heather Grondin dijo que, los funcionarios de la autoridad ya están considerando la logística operativa del puente terminado.

“Eso incluye trabajar muy de cerca con nuestros socios de la agencia de servicios fronterizos y otros socios externos, incluidos los municipios, los socorristas y otras partes interesadas para prepararse y tener todo listo para cuando el proyecto esté abierto”. De este modo, si bien será una bendición para los camioneros que buscan reducir el tiempo de sus rutas, el puente también será accesible para el tráfico peatonal y los ciclistas a través de un camino exclusivo para usos múltiples.

*Imagen de portada tomada de www.cbc.ca

Publicidadspot_imgspot_img