Por Duglas Rodriguez

No permita que temperaturas frías causen estragos en su automóvil. Tenga en mente estos consejos para el cuidado del automotor, pues no querrá quedarse varado por una batería muerta y menos sufrir un accidente  porque no puede ver sus ventanas. Mantenga su vehículo en condiciones óptimas durante el clima helado con estos simples consejos.

Reemplace las plumillas y el líquido del limpiaparabrisas

La baja visibilidad puede hacer que conducir en clima frío sea extremadamente peligroso, por lo que es importante asegurarse de que las plumillas estén en buenas condiciones. Las hojas de estas plumillas están hechas de goma, y ​​con el tiempo se deterioran, rompen y dividen por lo que se sugiere que se reemplacen cada seis a 12 meses. Además, Mantener el fluido de su limpiaparabrisas lleno también es una ventaja, ya que los fluidos pueden ayudar a romper la nieve y el hielo en el parabrisas.

Mantenga la batería en forma

La batería de su vehículo es especialmente golpeada cuando el mercurio cae en picada. Las bajas temperaturas reducen la potencia de arranque. Para verificar una batería convencional, quite las tapas de plástico en la parte superior y verifique el nivel de líquido; si está bajo, agregue agua destilada. En baterías sin mantenimiento, verifique que la ventana en la parte superior de la batería indique un estado de carga completa pero si tiene más de cinco años y muestra signos de debilidad, reemplace la batería con un modelo de máxima calificación; óptima para estas bajas temperaturas.

Compruebe el aceite

Las temperaturas frías también puede dañar el motor. El aceite del motor se espesa cuando está frío, lo que dificulta que el motor gire; recuerde que existen aceites especiales para usar durante el invierno. Además, siempre que cambie el aceite, reemplace también el filtro de aceite para asegurarse de que el sistema tenga la máxima cantidad de flujo.

Chequea el coolant

Cualquiera que sea la temporada, es vital mantener el radiador del automóvil cargado. Con estas temperaturas bajas, es especialmente importante usar anticongelante, ya que evitará que el líquido en el sistema de enfriamiento se convierta en hielo.

Revise las llantas

Ya sea que las temperaturas sean frías o húmedas, asegúrese de tener una buena cantidad de huella en sus llantas, los expertos recomiendan una profundidad mínima de 3 mm. Si es probable que tenga que enfrentarse a la nieve y al hielo con regularidad, debe considerar comprar llantas de invierno que le serán totalmente útiles.

Revise las correas y mangueras

No está de más que un mecánico eche un vistazo a cómo se está acumulando todo alrededor de su motor. Las temperaturas frías pueden debilitar los cinturones y las mangueras, y si algo se rompe o se daña mientras está en la carretera, una grúa será la única forma de moverse nuevamente.

Mantenga el tanque de la gasolina lleno

Aunque es una buena idea hacer esto en cualquier época del año, en invierno es especialmente necesario, pues corre el riesgo de quedarse varado y podría infligir daños a su auto. Las temperaturas frías y constantemente cambiantes pueden provocar que se forme condensación en las paredes de un tanque de gasolina en rojo, y pronto el agua goteará hacia abajo. Eventualmente el agua bajará por ser más pesada que el gas, lo cual es una mala noticia; si el agua entra en las líneas de combustible, se congelará, bloqueando cualquier flujo de gas hacia el motor.

Siga estos consejos y tenga un seguro y excelente regreso a casa.