¿Intentos de comunicación extraterrestre? Este es el extraño ruido que la NASA identificó en Marte

Según los científicos a cargo del rover Perseverance, la velocidad del sonido en Marte es extrañamente diferente a la de la Tierra.

Las misiones de la NASA con el objetivo de explorar el planeta rojo han estado activas desde hace algún tiempo. Como evidencia el rover Perseverance está inspeccionando la superficie de Marte desde febrero de 2021, momento mismo desde que sus dos micrófonos también comenzaron a grabar. Si embargo, por primera vez ha registrado el entorno acústico marciano.

En un estudio publicado en la revista Nature, los científicos dieron su primer análisis de las cinco horas de sonido captadas por los micrófonos de Perseverance.

El audio reveló una turbulencia previamente desconocida en Marte, dijo Sylvestre Maurice, autor principal del estudio y codirector científico de la SuperCam del tamaño de una caja de zapatos montada en el mástil del rover que tiene el micrófono principal.

El equipo internacional escuchó los vuelos del pequeño helicóptero Ingenuity, una nave hermana de Perseverance, y escuchó el láser del rover golpeando rocas para estudiar su composición química, que emitía un sonido de “clack clack”, dijo Maurice a la AFP.

“Teníamos una fuente de sonido muy localizada, entre dos y cinco metros de su objetivo, y sabíamos exactamente cuándo iba a disparar”, explicó.

La velocidad del sonido en Marte es diferente a la de la Tierra

Con este análisis, los investigadores confirmaron que la velocidad del sonido es más lenta en Marte, viajando a 240 metros por segundo, en comparación con los 340 metros por segundo de la Tierra.

Esto se esperaba porque la atmósfera de Marte tiene un 95 por ciento de dióxido de carbono, en comparación con el 0,04 por ciento de la Tierra, y es unas 100 veces más delgada, lo que hace que el sonido sea 20 decibelios más débil, según el estudio.

El descubrimiento más extraño

A pesar de este dato que era algo que ya se suponía, hubo un extraño sonido que llamó poderosamente la atención de los expertos ¿se trataría de un intento de comunicación extraterrestre?

Realmente no, pero, si lo miramos de forma objetiva, lo que descubrieron sí que podría tener extrañas consecuencias para la comunicación entre los futuros marcianos.

Los hallazgos sugieren que tratar de hablar en la atmósfera de Marte podría producir un efecto extraño, ya que el sonido más agudo parece viajar más rápido que las notas bajas.

¿Cómo llegaron a esta conclusión? Concretamente, emplearon el sonido registrado cuando el rover golpea rocas marcianas con un láser. Para obtener datos sobre la velocidad del sonido, midieron el tiempo de retraso entre el láser que golpea una roca y los sonidos de los golpes que llegan al micrófono.

- Patrocinado -

Con esto compararon que en la Tierra, el sonido viaja a alrededor de 340 metros por segundo, siendo relativamente constante en frecuencias audibles para los seres humanos. Mientras tanto, en Marte, esto no sucede: se producen fuertes cambios en la velocidad de acuerdo con los distintos tipos de frecuencias.

De esta forma, los sonidos se distorsionarían para el oído humano. En Marte, escucharíamos primero las frecuencias altas (agudas) y luego nos llegarían las frecuencias bajas (graves), creando una especie de “rompecabezas” sonoro.

Según el artículo publicado en Physics, la composición de la atmósfera de Marte, dominada principalmente por dióxido de carbono, agrega otra peculiaridad al sonido marciano: las frecuencias altas se atenúan más fuertemente que las frecuencias bajas, haciendo más perceptibles los sonidos graves.

En consecuencia, al sostener una conversación con otra persona ubicada a metros de distancia, la escucharíamos como a través de una pared y recibiríamos principalmente las frecuencias graves.

Los datos que arrojan los sonidos

Con este descubrimiento, los investigadores se han mostrado optimistas por los datos obtenidos, “Hemos demostrado que podemos hacer ciencia con un micrófono en Marte. Podemos hacer buena ciencia”.

El micrófono SuperCam captura miles de fragmentos de sonido por segundo. Esos sonidos se ven afectados por las presiones del aire, por lo que los investigadores pueden usar esos datos acústicos para rastrear cambios detallados en las presiones del aire en escalas de tiempo cortas y, al hacerlo, aprender más sobre el clima marciano.

Mientras que otros rovers de Marte han tenido sensores de viento, temperatura y presión, estos podrían detectar cambios solo durante períodos más largos.

“Escuchar sonidos en otro planeta es otra forma que nos ayuda a todos a ubicarnos como si estuviéramos allí”, dice Melissa Trainer, científica planetaria del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, que no formó parte de este trabajo.

El equipo se está enfocando en la próxima recopilación de datos acústicos en diferentes momentos del día y diferentes estaciones en Marte.

“La presión cambia mucho en Marte a lo largo del año con las estaciones”, aseguró Trainer. “Estoy muy emocionada de ver cómo pueden cambiar los datos a medida que se recopilan durante las próximas temporadas”.

Publicidadspot_imgspot_img