En Ipiales, Nariño está la iglesia considerada la más linda del mundo según el diario británico “The Telegraph”, se llama Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Las Lajas y se ha convertido en la principal atracción turística de la región.

Catedrales como las de Duomo di Milano, Italia, San Basilio, Rusia y el templo La sagrada Familia en España, fueron superadas por la majestuosa construcción en piedra gris y blanca de las Lajas; el listado elaborado por uno de los medios más prestigiosos de Europa, incluyó a 23 iglesias a nivel mundial.

Una de las 7 maravillas de Colombia, así fue nombrada la Catedral de las Lajas en el año 2007 y un año antes fue declarada bien de la humanidad; la iglesia del Santuario de Nuestra Señora de las Lajas, está construida a 10 kilómetros de la frontera con Ecuador, por eso es que gran parte de los turistas que visitan la catedral son ecuatorianos.

Cada año gran parte de los turistas se concentran en la catedral las Lajas, son más de 800 mil personas que llegan a Ipiales, Nariño en busca de la iglesia más linda del mundo, también conocida como “un milagro de Dios en el abismo”, porque está construida en plena cordillera de los Andes.

Los feligreses llegan a visitar la iglesia de 100 metros de altura sobre el cañón del río Guáitara; de día se concentra gran parte de los turistas en el municipio de Ipiales, pero la noche es majestuosa cuando la catedral se camufla con el juego de luces multicolores, un gran espectáculo visual.

Para acceder al interior de la iglesia se debe caminar por lo menos 500 metros de la rampa y bajar 200 escalinatas y además se puede ingresar a la parte baja del templo para conocer el museo de los hallazgos arqueológicos y la historia de la virgen y del Santuario.

A la iglesia del Santuario Nuestra Señora de las Lajas  hay dos maneras de llegar, la primera opción es en carro y la segunda opción es hacer uso del teleférico, obviamente siendo este último el más rápido. El recuerdo de los visitantes queda registrado en las placas conmemorativas que los devotos dejan adheridas a las paredes.