Toronto se prepara para una escasez del 60% de trabajadores públicos debido a ómicron

La rápida propagación de la variante de covid-19 ómicron, ha llevado a las autoridades de Toronto a establecer planes y medidas preventivas con los escenarios más difíciles que se pueden presentar en la ciudad.

La rápida propagación de la variante de covid-19 ómicron, ha llevado a las autoridades de Toronto a establecer planes y medidas preventivas con los escenarios más difíciles que se pueden presentar en la ciudad.

De esta manera, se busca enfrentar las oleadas sin precedentes de ausencias de trabajadores, debido a enfermedades o aislamiento forzado por el contacto cercano, que apenas comienzan a sentirse.

Con este panorama, se espera que para dentro de cuatro o seis semanas cuando el pico de esta ola esté en lo más alto, hasta el 60% de la fuerza laboral de la ciudad estén enfermos o aislados. Por lo que seguramente se hará necesario ajustar o cancelar algunos servicios no esenciales.

De hecho, aunque Toronto aún no se encuentre en un momento tan crucial, en este sentido, ya empiezan a sentirse las consecuencias de este nuevo brote. Tato que la Biblioteca Pública de Toronto anunció que cerrará 44 de sus 96 sucursales a partir del lunes debido a la escasez de personal.

Del mismo modo, GO Transit también planea introducir un nuevo horario reducido la próxima semana. Ya que trabaja para mantener sus servicios en funcionamiento en medio de una gran cantidad de ausencias del personal que ya lo ha obligado a cancelar docenas de viajes.

El plan de contingencia

Como un plan de contingencia ante esta posible situación, se han establecido un grupo de mil trabajadores que pueden ser reasignados de otros departamentos si es necesario.

Se llamaría al personal de este grupo para ayudar con las clínicas de vacunación, los refugios y los hogares de cuidados a largo plazo administrados por la ciudad.

De acuerdo con el alcalde John Tory se podrán en marcha toda clase de esfuerzos para garantizar la atención primaria a los ciudadanos. Sin embargo, será un hecho que algunos de los sistemas públicos se verán afectados.

“Los servicios de emergencia de Toronto continuarán respondiendo a las llamadas de emergencia sin interrupciones. Las operaciones críticas también continuarán para que salga agua potable de su grifo, se despeje la nieve y se recoja la basura”, dijo Tory.

A pesar de estas medidas previsorias, el alcalde espera no llegar a desarrollarlas. Aunque de ser así, con estas tempranas comunicaciones confía en que los torontonianos serán pacientes y comprensivos.

“Estamos planificando para los peores escenarios, incluso, abarcando tasas de enfermedad tan altas como del 50 al 60%, de modo que tengamos planes para esas posibles circunstancias. Lo ideal es que estos planes nunca tengan que implementarse, pero es bueno tenerlos. Por eso nos preparamos con planes sólidos, adecuados y completos en ese sentido”, dijo Tory.

- Patrocinado -

“Queremos que la gente sepa que existen estos planes y que los conozca para que no se sorprendan cuando se ajusten o cancelen algunos servicios no críticos y no esenciales, lo que luego nos permitirá redistribuir al personal para brindar apoyo esencial. y servicios críticos”.

Algunas dudas por resolver

A pesar de lo explicado por Tory, en este punto, aún no está claro qué servicios podrían pausarse o reducirse en caso de que la ciudad experimente un aumento en las ausencias relacionadas con Omicron.

Como consecuencia, el alcalde dijo que el personal está en medio de una revisión ‘metódica’ y espera brindar al público más información sobre planes de contingencia a finales de esta semana.

“Mi enfoque y el enfoque de todo el gobierno de la ciudad de Toronto es continuar implementando medidas proactivas para proteger la salud y la seguridad de los residentes, las empresas y el personal”, concluyó Tory.

Publicidadspot_imgspot_img