Estas son las ciudades en las que no volverá a salir el sol hasta el 2022

¿Se imaginan vivir en un lugar en el que sus noches duren hasta dos meses? Pues este es el caso de estas tres ciudades del Ártico que presencian el sol por última vez en el mes de noviembre.

¿Se imaginan vivir en un lugar en el que sus noches duren hasta dos meses? Pues este es el caso de estas tres ciudades del Ártico que presencian el sol por última vez en el mes de noviembre.

Los amaneceres o puestas de sol que resultan tan mágicos no harán parte de la cotidianidad de Barrow, Murmansk y Tromsø, pues a estas localidades llega la noche polar.

Según lo explicado por National Geographic, la noche polar es un fenómeno provocado por la inclinación del eje de la Tierra, en el que la ausencia de luz solar se prolonga más de 24 horas en el Círculo Polar Ártico y Antártico. Durante la noche polar, el Sol no alcanza una altura suficiente para aparecer por encima del horizonte en las regiones más cercanas a los polos, provocando semanas y hasta meses de oscuridad.

Aquí te contamos un poco más de estas tres particulares ciudades que desde ya verán la última puesta de sol de 2021.

Barrow, Alaska

Es un pueblo de 4.900 habitantes ubicado en el extremo norte de Alaska. Sus pobladores tienen la oportunidad de ver el último atardecer entre el 18 o el 19 de noviembre.

A diferencia de los atardeceres del resto del globo, esta localidad considerada uno de los asentamientos humanos más árticos del mundo se despide de la luz solar a finales de noviembre. Un adiós prolongado durante 66 días, hasta que el sol vuelve a alcanzar el horizonte el 23 de enero del año siguiente. Según lo dicho por Nat Geo.

Durante esta temporada, el frío es aún más fuerte y la temperatura media alcanza unos -20º C en enero. A pesar de esta situación, los residentes de Barrow continúan con su rutina diaria, aunque es común que pasen más tiempo dentro de casa por el gélido invierno.

Murmansk, Rusia

- Patrocinado -

Esta localidad rusa, cuenta con casi 300 mil habitantes y es considerada como La ciudad más grande del Círculo Polar Ártico. Allí la noche polar inicia el 2 de diciembre y se extiende hasta el 11 de enero, dejando a sus nativos sin los rayos de luz por aproximadamente 40 días.

El registro histórico indica que, durante el invierno, la temperatura media es de 16º C, con los días más fríos a principios de enero que rozan el récord de -39 ºC en la ciudad.

Tromsø, Noruega

También conocida como “la capital cultural del ártico”, vislumbra su última puesta de sol el 27 e noviembre y vuelve a ver su luz el 15 de enero del año siguiente.

Sin duda, de estas tres ciudades es la que mejor provecho le saca a la noche polar. En esta época es cuando aumenta su temporada de turismo. Miles de viajeros se desplazan hasta la localidad noruega para practicar deportes invernales, cazar auroras boreales o para presenciar el avistamiento de ballenas jorobadas y orcas, que aparecen en sus gélidas aguas entre octubre y enero.

Durante estos días, Tromsø celebra además el Festival Internacional de Cine y otro más de jazz, además del más reciente Festival de la Aurora Polar y una serie de eventos que mantienen activa la vida cultural de la ciudad en espera del amanecer.

Publicidadspot_imgspot_img