¿Por qué Europa y África no están conectadas por un puente?

Economistas, agentes políticos y expertos concuerdan respecto a la importancia que hay en la creación de un “vínculo fijo” entre el continente europeo y el africano, pues justo ahora, cuando se piensa en un futuro post pandémico, se cree que el tener este “enlace” podría impulsar proyectos ambiciosos que respalden el medio ambiente, garanticen estabilidad social y generen oportunidades de empleo. Si es tan prometedor dicho nexo, ¿por qué Europa y África no están conectadas por un puente?.

Prácticamente “la respuesta parece ser sencilla”, y esto es porque las condiciones geográficas y naturales no lo permiten. Si se construyera un puente de 15 kilómetros en el importante cruce del Estrecho de Gibraltar, el cual conecta a España y Marruecos, esto podría impulsar el turismo significativamente.

El cruce del Estrecho de Gibraltar es un “puente” o “túnel” hipotético que atraviesa el Estrecho de Gibraltar, un punto que conectaría a Europa con África a la “perfección”. El valor potencial que sería el crear este tipo de conexión entre las dos orillas del mediterráneo ha sido un tema discutido desde hace años, pues los gobiernos reconocen la importancia que esto representaría para los sectores comerciales, económicos y sociales. 

La necesidad de cruzar entre uno y otro continente es bien conocida, y se ha pensado una forma de crear una solución ante dicha necesidad desde el siglo XX. Por ejemplo, a inicios de 1928 se escuchó por primera vez sobre el proyecto “Atlantropa” liderado por el arquitecto alemán Herman Sörgel; su plan preveía la construcción de una inmensa presa hidroeléctrica en el Estrecho de Gibraltar, lo que hubiese permitido cerrar el mar Mediterráneo.  

¿Por qué no se pudo desarrollar el proyecto? La presa que iba a ser de 35 kilómetros de longitud, representaba problemas y riesgos de cambio climático (la reducción de la masa de agua y su impacto en la circulación atmosférica habrían afectado todos los climas del sur de Europa) y hasta riesgos terroristas; igualmente, se planteó que una de las intenciones de Sörgel era la de “establecer la paz”, pero, esto hubiera pasado solo dominando a África por europeos. Entonces, construir la presa no fue viable.

Luego de la idea de Atlantropa, llegaron proyectos planteando la construcción de puentes y túneles, los cuales, aunque parecen ser muy prometedores y atractivos, no han podido consolidarse. 

Los motivos por los que no se ha podido establecer un puente o túnel entre Europa y África son:

  • La profundidad en el Estrecho de Gibraltar, pues en algunas áreas es de más de 1.000 metros. Además, los soportes del puente deberían ser extremadamente altos para poder construir el puente.
  • La corriente es multidireccional, donde la parte inferior se desplaza hacia el oeste y la superior hacia el este. 
  • Un factor natural que ha frenado el desarrollo del proyecto son los posibles desastres naturales. Y si se quisiera realizar un túnel, tampoco sería viable, dado que justo en el estrecho se encuentran las placas tectónicas de África y Eurasia, lo que crearía una amenaza sísmica.
  • El mantenimiento de un puente y soportes tradicionales sería complicado.
  • Si se quisiera crear un túnel para que el tránsito de los barcos no se vea afectado también sería difícil, dado que el fondo del estrecho está compuesto de una roca muy dura y su profundidad es significativamente desafiante.
- Patrocinado -
- Patrocinado -

Lo último