Con buenos hábitos alimenticios y actividad física diaria, estarás en camino hacia una vida saludable. Esto es fácil de decir, pero a veces no tan fácil de hacer, ya que implica un sacrificio en la parte física o nutricional.

 

Nuestro estilo de vida ocupado puede acarrear algunas consecuencias negativas para la salud propia y de nuestra familia. Estar en medio de las responsabilidades y la ocupación del dia a dia puede hacer que sea difícil encontrar tiempo para estar físicamente activo. También podemos caer en el hábito de elegir tentempiés poco saludables como pasar nuestro tiempo libre viendo la televisión o frente a la computadora.

 

Sin embargo, estas elecciones pueden ser peligrosas para nuestra salud y la de nuestros seres queridos, tanto a corto  como a largo plazo. Es por eso que es tan importante detenerse, hacer un balance y tomar una decisión consciente para seguir un estilo de vida saludable.

 

En Q`pasa, tu blog en español, te contaremos cómo llevar un estilo de vida saludable:

 

Hay cinco maneras sencillas para que tu y tu familia lleven un estilo de vida saludable y vuelva a tomar el balance que les hace falta.

 

  1. Actívate cada día

La actividad física regular es importante para el crecimiento saludable, el desarrollo y el bienestar de niños y jóvenes, además para el mantenimiento de la buena forma del adulto.

Deben realizar al menos 60 minutos de actividad física todos los días, incluidas actividades vigorosas que permitan adquirir mayor resistencia.

Incluya actividades que fortalezcan los músculos y los huesos al menos 3 días a la semana.

Los padres deben ser buenos modelos y tener una actitud positiva hacia la actividad física ya que es un hábito saludable.

 

  1. Elige agua como bebida

El agua es la mejor manera de saciar su sed,  no viene con el azúcar agregada que se encuentra en los jugos de frutas, refrescos y es muy saludable.

La leche reducida en grasa para niños mayores de dos años es una bebida nutritiva y una gran fuente de calcio.

Prefiera siempre la fruta entera para comer, en lugar de optar por  jugos de frutas que tengan mucha azúcar.

 

  1. Coma más frutas y verduras

Comer frutas y verduras todos los días ayuda a los niños a crecer y desarrollarse, a los adultos les permite aumentar su vitalidad y reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas.

Trate de comer dos porciones de fruta y cinco porciones de vegetales todos los días.

Tenga fruta fresca disponible como un tentempié conveniente e intente incluir frutas y verduras en cada comida.

  1. Apague la pantalla y activese

El tiempo sedentario o “inmóvil” que se pasa viendo la televisión, navegando en línea o jugando juegos de computadora está relacionado con el sobrepeso u obesidad.

No debe pasar más de dos horas al día en el entretenimiento de ‘pantalla pequeña’. Planifique una gama de juegos con sus hijos o actividades en el interior y al aire libre para como alternativas de un estilo de vida saludable.

 

  1. Coma menos bocadillos y seleccione alternativas más saludables

Los refrigerios saludables ayudan a satisfacer sus necesidades nutricionales diarias.

Los refrigerios a base de frutas y verduras, productos lácteos bajos en grasa y cereales integrales son las opciones más saludables, que combinados con buena actividad física le mantendrán en excelente salud.

Evite los bocadillos con alto contenido de azúcar o grasas saturadas, como papas fritas, pasteles y chocolate, que pueden hacer que los niños aumenten de peso.

http://qpasa.com/tabu-del-punto-g-masculino/