Adicción a Instagram ¿Potencialmente peligrosa?

Los usuarios de Instagram pueden desarrollar dependencia como lo hacen drogas. Y aunque no afecte directamente a la salud como el alcohol o la cocaína, perturba seriamente al bienestar general.

¿Eres de las personas a las que cuesta separarse del teléfono celular? ¿Alguna vez te has fijado cuántas horas del día le dedicas a Instagram? ¿Qué tanto estás pendiente de lo que suben tus amigos y famosos? ¿No puedes de pensar en cómo hacer para generar muchos likes en esta red social? ¿Es imposible que dejes de estar pendiente de ‘tus likes’ cuándo subes una publicación?

Si has respondido estas preguntas con negativos, es decir, no puedes separarte del celular, ni sabe cuánto tiempo pasas en Instagram, no puedes dejar de pensar en likes, es imposible que hayas generado una adicción a esta red social.

La dependencia a esta aplicación que se ha convertido en la red social más usada en el mundo y la más popular, no está incluida en los criterios diagnósticos que determinan las adicciones. Pero que a algunas personas les genera lo más parecido a una dependencia, es irrefutatable.

Incluso, se expresa de forma muy similar a la adicción al alcohol, las drogas, o el juego (ludopatía). Con etapas como la modificación del estado de ánimo, tolerancia, abstinencia, conflictividad y recaída.

Consecuencias de la adicción a Instagram

Los usuarios de Instagram pueden desarrollar dependencia de la aplicación como lo hacen drogas más conocidas. Por supuesto, la adicción a Instagram no afectará a la salud como el alcohol o la cocaína, pero su “toxicidad” afectará seriamente al bienestar general.

En particular, la adicción a Instagram (o a TikTok) puede afectar directamente a las relaciones personales y familiares. En la adicción a Instagram es preciso remarcar que, aunque es fácil hacer un uso perjudicial de esta plataforma, no se debe generalizar.

Eso sí, esta adicción también es del tipo que podría provocar consecuencias terribles como depresiones e incluso llegar a agresiones físicas.

Según la Royal Society of Public Health y la Universidad de Cambridge, la adicción a Instagram es peor que la del tabaco y la del alcohol. Hicieron un estudio en el cual analizaban a 1.500 jóvenes británicos, los cuales tenían entre 14 y 24 años. La investigación reveló que se invertían dos horas o más al día en usar redes sociales, siendo esta red social en la que más tiempo se estaba.

Eso sí, esto no fue realmente lo peor. Lo peor es que llegaron a la conclusión de que distorsionaba la realidad debido a sus filtros. Eso hacía que los adolescentes se comparasen con físicos irreales, algo que afectaba mucho a su autoestima.

Asimismo, podría incluso afectar a las horas de sueño y sentir ansiedad al no estar conectados, teniendo incluso la posibilidad de sufrir depresiones. De este modo, se llegó a la conclusión de que esta adicción es peligrosa y que los que son adictos podrían sufrir problemas de salud mental más fácilmente.

Otros peligros en esta red social

Además de la adicción, hay otros peligros que viven anidados a esta red social, por ejemplo:

  • Sobreexposición: el problema aparece cuando las personas sobreexponen su privacidad proporcionando detalles innecesarios al resto de usuarios y las consecuencias en la seguridad que esto genera.
  • Ciberbullying: el hecho de no ‘existir normas’ puede ser un riesgo. Hay usuarios que sufren Ciberbullying dentro de la aplicación y es difícil detectarlo, aunque sus consecuencias si son tangibles como la depresión e incluso el suicidio.
  • Extraños en la red: el mundo digital está lleno de desconocidos, es muy difícil saber quién hay detrás de un perfil en Instagram o cualquier otra red social y es muy común ver como hoy se establecen relaciones íntimas a través de medio que pueden resultar en un verdadero riesgo.
  • Estereotipos: la mayoría de los usuarios de isntagram siguen a los ‘influencers’ y ‘celebrities’ de moda, cuyas fotos están retocadas y, se frustran al no tener esos ‘cuerpos de escándalo’ o esa vida de ‘postureo’.
  • Socialización: si a una persona le cuesta relacionarse, seguramente le será más fácil hacerlo por redes sociales. Este simple acto, puede transformarse en una pérdida de habilidades para socializar en la vida real. Además del tiempo que le resta al contacto real por estar en la red social, aunque estemos en una reunión física con amigos.

La ‘Digital detox’

- Patrocinado -

Generalmente, usar las redes sociales más de una hora y media suele ser adicción, por lo cual, deberías poner remedio.

Y es tal el sentido que se le da a esta situación que la propia aplicación permite programar un recordatorio diario programable, pudiendo ajustar el tiempo que quieras usar la red social. Cuando hayas usado la red social demasiado tiempo, te mandarán un aviso para que dejes de hacerlo.

Claro que si quieres reducir la mayor cantidad de tiempo que le dejas a la aplicación puedes seguir estos consejos de ‘desintoxicación digital’:

  1. Desinstala Instagram
  2. No cargues el teléfono móvil al lado de la cama
  3. Establece un periodo de ‘solo llamadas’’. Desactiva los datos por ese período.
  4. Escoge un día a la semana para no utilizar el teléfono.
  5. Cambia los hábitos de uso del tiempo en Instagram, por otros saludables como trotar o leer.

La ‘Digital Detox’, por muchos motivos, es una decisión que solo tú puedes elegir. La desintoxicación digital te permitirá, entre otras cosas, restaurar un equilibrio saludable de tu interacción social.

Una conectividad constante, como la que puede imprimir Instagram, lleva adherida una carga de estrés muy elevada. Debes saber que el estrés aparece como factor determinante en la génesis de muchas patologías.

Es por esto que, si crees que padeces adicción a Instagram deberías plantarte seriamente estas recomendaciones. Mejorarás de forma considerable tu estado anímico y emocional. Probablemente, lo más valioso que tienes.

Publicidadspot_imgspot_img