¡Cuidado con las dietas bajas en grasas! Estudio reveló que estas pueden disminuir los niveles de testosterona

Un estudio de la Universidad de Worcester de Reino Unido, publicado en la revista científica Science Direct, reveló que las dietas bajas en grasas pueden desatar serios problemas de salud. En hombres, estas disminuyen los niveles de testosterona, lo que puede causar riesgo de enfermedad cardiaca, Alzheimer y diabetes.

Los científicos de Reino Unido compartieron en su investigación que se observó una reducción en los niveles de testosterona de hasta el 26%, en aquellas personas que consumían una dieta vegetariana baja en grasas. 

Además, de acuerdo con los nutricionistas de la institución pública británica, en la muestra analizada de 206 hombres, se pudo detectar que estas dietas reducen los niveles de testosterona en un promedio de 10% a 15%. La investigación de los expertos de Worcester, fue una revisión sistemática y un metanálisis de los resultados de seis estudios “bien controlados”.

Para incrementar los niveles de testosterona, se le recomienda a los hombres consumir más grasas monoinsaturadas, las cuales se encuentran en productos como: nueces, aceite de oliva y plantas. Eso sí, aunque las grasas son importantes en cualquier dieta saludable, los expertos no aconsejan excederse en el consumo de grasas saturadas, pues estas podrían dañar la capacidad de las células para producir testosterona.

Aunque en el estudio se hace énfasis en que se “necesitan más ensayos controlados aleatorios para confirmar estos efectos”, sí se comparte que “las dietas bajas en grasas parecen disminuir la producción de testosterona testicular”. La hormona sexual masculina es clave para el rendimiento deportivo, la salud sexual y mental de los hombres.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), señala que un “rango normal de testosterona”, suele ser de 300 a 1.000 nanogramos por decilitro (ng / dL), claro está, este dato puede variar según el rango de edad.

Según el autor principal del estudio de la Universidad de Worcester, Joseph Whittaker, por ahora, “los hombres con niveles bajos de testosterona deberían evitar las dietas bajas en grasas”. De igual modo, en la investigación se resalta que en otros análisis, se han asociado los niveles elevados de la hormona, con la reducción de la mortalidad y el riesgo de enfermedad crónica. 

Whittaker, compartió “las grasas monoinsaturadas también disminuyen el riesgo de enfermedad cardíaca, por lo que aumentar las grasas monoinsaturadas es una forma segura de aumentar los niveles de testosterona. Las mejores fuentes de grasas monoinsaturadas son: aceite de oliva, aguacate, avellanas y nueces de macadamia”.

Publicidadspot_imgspot_img

Lo último