Diferencias entre deudas que te hacen pobre y las que te hacen rico

Por lo general, a la palabra “deuda” se le tiene una connotación negativa, pues a más de una persona le da miedo adquirir una de estas. Acorde con la Real Academia Española (RAE), una deuda es una “Obligación que alguien tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otra persona algo, por lo común dinero”. 

En ninguna parte del anterior enunciado se lee que sea algo bueno o malo, así que si crees que conseguir un débito es una acción “negativa”, deberás replantear tu mentalidad, pues las deudas pueden ser muy buenas si sabes invertir correctamente ese dinero.

Pero, ¿en qué se diferencian las deudas que te hacen pobre y las que te hacen rico?

Las deudas que te hacen “pobre”, son aquellas que te van quitando dinero sin que te des cuenta o las que simplemente son casi imposibles de costear. Este tipo de débitos “atan” a las personas para que sigan pagando durante mucho tiempo cierto bien y/o servicio.

Por ejemplo, quienes constantemente adquieren las deudas que los hacen pobres, son aquellos que suelen pagar las cuentas con tarjeta de crédito, solicitan hipotecas de un bien, tratan de adquirir objetos que saben no podrán pagar sino hasta dentro de más de diez años e “invierten” el dinero solicitado en servicios que no representan ninguna rentabilidad.

Las deudas que te convertirán en “rico”, son aquellas que te ayudan a ganar ingresos, que te van a llevar a un bien mayor y que se podrán pagar prácticamente solas.

Para los ricos “el dinero paga dinero”, es decir, saben que sus propias deudas se pagarán por medio de las inversiones que hicieron gracias al débito que adquirieron.

Las buenas deudas, son aquellas que permitirán la creación de un negocio, la compra de un inmueble que se disponga para alquiler, la adquisición de un vehículo que estará prestando servicios por medio de plataformas digitales o incluso, este débito puede financiarse en la bolsa de valores, lo que puede generar a corto y largo plazo grandes ganancias.

De acuerdo con la influenciadora, coach de estilo de vida y escritora del libro “La Historia que te Cuentas”, Paola Herrera, las deudas buenas son aquellas que te ayudarán (como una “palanca”) para que puedas hacer crecer tu patrimonio, negocio y dinero.

Así que, presta atención a las deudas que adquieres, pues podrás sacarle provecho para lograr tu libertad financiera y establecer un emprendimiento, o en vez, te “condenarán” a que sigas acumulando débitos que al final pueden ser muy costosos de financiar y jamás verás un solo centavo de utilidad del bien y/o servicio que adquiriste.

Seguir leyendo

Contenido Patrocinado




Cerrar