¿Pueden los agentes fronterizos pedir acceso a sus telefonos y redes sociales?

797

Los viajeros a los Estados Unidos podrían verse obligados a entregar sus teléfonos móviles y contraseñas de sus redes sociales a agentes fronterizos, como parte de las nuevas medidas de «investigación exhaustiva» que según los informes, la administración de Trump está considerando .


Los cambios propuestos, también pueden incluir preguntas a los viajeros sobre su ideología; las cuales se aplicarían a la mayoría de los países, incluidos los aliados más cercanos de los Estados Unidos.

La idea de solicitar contraseñas de redes sociales fue anunciada inicialmente por la administración de Obama en 2015, pero luego descartada por las fuertes críticas y debates que generó en la población general.

 

Entonces, antes de viajar, aquí hay información sobre qué hacer si un agente fronterizo pide ver su celular y contraseñas de redes sociales.

 

Lo primero es saber que los agentes fronterizos estadounidenses tienen la autoridad legal para realizar registros en la frontera de los Estados Unidos; lo que normalmente un oficial de policía en la calle no haría. Hay leyes que permiten a los agentes de frontera buscar dentro de las maletas sin la aprobación de un juez, a los efectos del cumplimiento de las leyes de inmigración o seguridad, que se han extendido a los dispositivos digitales.

 

Pueden detenerlo o registrarlo en la frontera
No importa si usted es ciudadano estadounidense, poseedor de una tarjeta verde o poseedor de una visa, los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) pueden detenerlo o llevarlo a una inspección secundaria . Esto podría suceder porque los oficiales necesitan más información sobre usted o su estado migratorio para decidir si se le permite ingresar al país. También podría ser una búsqueda aleatoria.

Por AppleMark

Los agentes pueden pedir desbloquear su teléfono o computadora portátil
Los agentes pueden pedirle que cumpla voluntariamente que les de un acceso a su celular o computadora; para evitar así que la experiencia sea incómoda si se resiste. Ningún agente podrá obligarlo a dar sus contraseñas pero al desbloquear sus dispositivos probablemente den a los agentes acceso total a sus cuentas de redes sociales, incluso si no les dicen las contraseñas; dado que la mayoría de las personas permanecen conectadas a sus cuentas en sus teléfonos, desbloquear el teléfono permitiría que los oficiales revisen las publicaciones privadas de Facebook, los mensajes directos en Twitter y las fotos de Instagram que solo estén disponibles para amigos.

 

¿Si tiene archivos confidenciales?
Los abogados, profesionales médicos y periodistas pueden decir que tienen archivos confidenciales y privilegiados, pero no hay garantías de que los agentes eviten buscar en estos archivos, pueden tomarlo como un factor de disuasión.

 

¿Y qué hay de la Cuarta Enmienda?

La Cuarta Enmienda protege a las personas de «registros e incautaciones irrazonables”. La constitución de los Estados Unidos articula el «derecho de los habitantes de que sus personas, casas, documentos y efectos, estén seguros contra registros e incautaciones irrazonables». Sin embargo, esas protecciones se reducen al ingresar al país en terminales internacionales de aeropuertos, otros puertos de entrada y, posteriormente, cualquier ubicación que se encuentre dentro de las 100 millas aéreas de un límite externo de los Estados Unidos.

 

Estas son algunas recomendaciones para los que entran o salen de los Estados Unidos

Considere con qué dispositivos necesita viajar totalmente y cuáles puede dejar en casa. Establezca una contraseña segura además cifrar sus dispositivos es útil para proteger sus datos, pero aún puede perder acceso a sus dispositivos por períodos indefinidos si los funcionarios fronterizos deciden capturar y examinar sus contenidos.

Otra opción es dejar todos sus dispositivos y llevar un teléfono de solo viaje; libre de la mayoría de la información personal. Sin embargo, incluso este enfoque conlleva riesgos pues las medidas extremas de proteger sus datos puede levantar sospechas en los agentes fronterizos.