Estamos viviendo uno de los peores inviernos de las ultimas épocas, las bajas temperaturas combinadas con altos vientos, no solo hacen que nuestro cuerpo sienta frio, nuestra piel sufre y los daños pueden ser irreversibles. Una de las zonas más afectadas es el rostro. La sequedad, descamación, rojeces y la deshidratación, desencadenan en  infinidad de problemas en la piel, en especial por las  temidas arrugas.

 La barrera epidérmica se vuelve más frágil y menos elástica y por tanto, debemos protegerla sobre todo, porque el frio es un factor  climático que afecta al ADN celular de la piel. Tal y como apunta un estudio japonés publicado en la revista EXPERIMENTAL DERMATOLOGY. Es por eso que la prevención y el cuidado son fundamentales y podemos contrarrestar, las consecuencias del temido invierno, siguiendo estos sencillos pasos.

La hidratación es fundamental, no olvides tomar  agua y las bebidas como el tè  caliente.

Aumenta la ingesta de alimentos con vitaminas y antioxidantes (vitaminas A, B,C y E )

Disminuye  la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco  y por ultimo no dejes  de consultar con los especialistas.