Aunque los liberales lograron ganar fue catalogada como una victoria frágil que pondrá a prueba las habilidades del primer ministro Justin Trudeau de 47 años.

El lunes 21 de octubre se llevaron a cabo las elecciones federales de Canadá que dejó como ganador al partido liberal del primer ministro Justin Trudeau el cual volverá al poder por los próximos 4 años, sin embargo, su estrecha victoria significa que liderará un gobierno minoritario que se verá obligado a depender de otros partidos para gobernar.

Con menos de la mitad de los escaños, los liberales de los liberales tendrán que seguir utilizando sus habilidades de negociación para ganar cada día en la Cámara de los Comunes ya que recibieron un golpe fuerte de costa a costa, con el 33% de los votos, el partido perdió 6.5 puntos porcentuales en las últimas elecciones federales en 2015. Dejó a los liberales detrás de los conservadores, que aumentaron 2.5 puntos a poco más del 34%.

Por primera vez desde el año 1979, el partido que ganó la mayoría de los votos no ganó la mayoría de los escaños y por un margen saludable. Con 157 escaños el partido liberal tiene un gobierno minoritario y casi las tres cuartas partes de su grupo procederá de solo dos provincias, Ontario y Quebec, mientras que otras dos provincias, Alberta y Saskatchewan, no tendrán un solo miembro en las bancas de gobierno.

En Quebec, los liberales cayeron al 34% de apoyo, en cambio en Ontario, los liberales cayeron solo alrededor de tres puntos porcentuales, logrando tomar el 41% de los votos en la provincia y superando a los conservadores.

 El futuro de los Liberales y Conservadores aún es incierto y Trudeau se refirió al tema diciendo  «No buscamos dificultades para ninguno y prosperidad para todos, y si nos unimos en torno a estos objetivos comunes, sé que podemos lograrlos», a esto respondió el líder de los conservadores,  Andrew Scheer, diciendo «Señor Trudeau, cuando su gobierno caiga, los conservadores estarán listos y nosotros ganaremos».

Publicidad