Cuando hablamos de amor no se puede generalizar, pero lo que sí sabemos es que de cada historia y cada error en la vida se convierte en una gran oportunidad de aprender y crecer para ser nuestra mejor versión.

A medida que las experiencias de la vida nos van dando enseñanzas, nos damos cuenta que el amor de tu vida es no es un ser salido de película, un hombre o mujer perfecto, sino una PERSONA con virtudes y defectos, pero que su personalidad y la tuya se acoplen de manera correcta, que trabajen juntos para surgir, que no sea una competencia ni una lucha de poder.

Publicidad

Cuando se termina una relación es normal pasar por las etapas del duelo, pero cuando ya hicimos el ciclo y sanamos las heridas, aprendemos de los errores cometidos, porque una relación es de dos, en ese punto podemos crecer y saber que queremos para nuestra vida y que errores no queremos volver a cometer.

Es por esto que después de un gran fracaso amoroso, después de superada la relación anterior puedes encontrar el tan anhelado amor de tu vida, pero este no llega solo por fracasar una relación anterior, sino del crecimiento personal y el aprendizaje que te dejo esta experiencia.

Hay que tener claro los pilares claves para que una relación funcione:

  • Amarse a uno mismo: si no hay amor propio no podrás amar a nadie de la manera correcta o que alguien te ame como debe ser.
  • Valorar a tu pareja: dar por sentado en una relación es una de causas que hacen las parejas se separaren, entran a una rutina que hace que el amor se vaya desvaneciendo.
  • Dialogo:  este es el pilar de una relación, no se puede suponer las cosas, siempre debe haber un dialogo fluido de ambas partes.
  • Apoyo mutuo:  se deben apoyar mutuamente, no es que siempre se deba seguir las ideas o pensamiento de la persona, aunque este equivocado, o no poder decir lo que pensamos cuando no estemos de acuerdo, sino hacer criticas constructivas y de manera correcta, que apoyen al crecimiento de la persona.

A partir de mi historia amorosa, actualmente casada con el amor de vida, puedo decir que ¡Si! El amor de mi vida llego después de un gran fracaso en el amor, pero no llego de inmediato, llego después de sanar y tener la capacidad de volver a amar, de saber que quería para mí y buscaba en una relación para construir junto un futuro.

Publicidad