El huracán Dorian continuó su rumbo hacia Canadá luego de su pasó devastador por las Bahamas, Canadá experimentó fuertes ráfagas de viento de hasta 140 kilómetros por hora y lluvias torrenciales.

Líneas eléctricas dañadas, árboles arrancados de raíz y olas de casi 20 metros fue el caos que se vivió en la costa canadiense con el paso del huracán Dorian, recalificado como “ciclón postropical muy intenso” por el Centro Canadiense de Huracanes.

El sábado 7 de septiembre  por la noche el huracán tocó tierra en Nueva Escocia donde dejó a cerca de 400.000 sin electricidad, además, de los daños mencionados anteriormente, también se presentó el incidente de una grúa que se derrumbó en un edificio en construcción en Halifax.

Las autoridades canadienses explicaron que ya estaban preparados para recibir un huracán de esta magnitud luego de la experiencia vivida con el huracán Juan que causó daños considerables en el año 2003.

Luego de causar estragos en Nueva Escocia, el huracán se desplazó hacia el Golfo de San Lorenzo con vientos que llegaban a 130 kilómetros por hora. El  Centro Canadiense de Huracanes, publicó un boletín en el cual explica que el huracán «se debilitará lentamente a medida que avance hacia el noreste», antes de llegar al norte de la isla de Terranova y el este de Labrador durante las próximas horas.

Publicidad