Con el fin de mantener seguros a los turistas y locales que hacen uso  de los vehículos de alquiler, la ciudad de Toronto está tomando ciertas medidas de precaución.

Con el propósito de mejorar la seguridad y accesibilidad de los vehículos de alquiler ( limusinas, taxis y compañías de transporte privado (PTC) como lo son Lyft y Uber) el ayuntamiento adoptó una serie de enmiendas a los Estatutos que empezarán a regir a partir del 1 de enero de 2020.

Los conductores que presten dicho servicio deberán cumplir con las siguientes exigencias:

  • Mostrar avisos si se utiliza una cámara para registrar pasajeros
  • Montar de forma segura todos los dispositivos de mano en su vehículo
  • Colocar avisos de «Cuidado con la bicicleta» en sus vehículos. Los PTC también deberán enviar notificaciones a los pasajeros que les indiquen que busquen ciclistas antes de salir de un vehículo
  • Aumentar los años mínimos actuales de experiencia de manejo de un año a tres años.
  • El conductor debe tomar un programa de capacitación de terceros aprobado por la ciudad. Los temas preliminares incluyen: transportar pasajeros de manera segura, proporcionar un servicio accesible, antirracismo, conducir en un entorno urbano, diversidad y sensibilidad, y requisitos legales.

Para mejorar la accesibilidad de los pasajeros se incluirá un programa de fondo de accesibilidad para ayudar a compensar el mayor costo de proporcionar un servicio accesible para sillas de ruedas y los fondos se dispersarán según los estándares de servicio, como la cantidad de horas que un vehículo accesible está disponible para su despacho.

Publicidad