El sector tecnológico de Toronto además de ser el tercero de mayor crecimiento de Norteamérica ahora se posiciona como una de las mejores ciudades del mundo para crear una empresa tecnológica.

El informe realizado por Relocation Experts Movinga, se enfocó en las personas que buscan nuevas oportunidades de negocios, ya sea abrir un nuevo restaurante, lanzar una startup tecnológica o expandir un negocio de importación / exportación a nuevos mercados, con base a ello realizó la clasificación de las mejores ciudades del mundo para emprendedores.

Publicidad

En esta entrega Movinga se centró en las personas que buscan nuevas oportunidades de negocios en el extranjero. En total 75 ciudades de todo el mundo fueron analizadas y solo clasificaron aquellas que «son famosas por su espíritu emprendedor, oportunidades de negocios y crecimiento económico».

El estudio dejó como resultado a Toronto en el octavo lugar convirtiéndose en la única ciudad canadiense en aparecer en el listado general, siendo esta una de las mejores ciudades para emprendedores que se mudan al extranjero para iniciar un negocio, de hecho, en los últimos 5 años Toronto ha generado más de 80.100 empleos tecnológicos.

Movinga analizó el ecosistema de emprendedores en cada ciudad, las oportunidades para las fundadoras, los costos iniciales y el marco de tiempo típico para establecer un nuevo negocio; Marta Blanco Amez, Vicepresidenta de Marketing de Movinga, explicó “Las principales industrias para el crecimiento en la categoría de empresa tecnológica / digital es uno de los conjuntos de datos más interesantes en este estudio. Con la Inteligencia Artificial ocupando el primer lugar y Blockchain haciendo una aparición notable, los empresarios digitales claramente están aprovechando las tecnologías de cara al futuro más que nunca ”.

La mejor ciudad para lanzar una startup tecnológica es San Francisco, está ciudad está en la cima del listado gracias a su amplio acceso al talento y capital de riesgo y a su floreciente ecosistema tecnológico.

 

 

Publicidad